Valores Compartidos

Existen profundas coincidencias entre los principios y valores que nutren la doctrina cooperativa, con los que sustentan las diversas organizaciones basadas en fe (OBF), particularmente aquellas que se nutren con el mensaje bíblico y más específicamente evangélico.

A partir de estos pilares conceptuales compartidos y en función de multiplicar la contribución para el éxito de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS), establecidos por la ONU hacia el año 2030, desde el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos (IMFC) y la Confederación Cooperativa de la República Argentina (Cooperar), hemos comenzado a transitar un camino de diálogo interdoctrinario con diversas OBF, como paso previo a la puesta en marcha de iniciativas compartidas en aquellos ámbitos territoriales donde confluyen nuestras respectivas organizaciones.

Concretamente, se trata de articular esfuerzos con vistas a potencias nuestro trabajo con aquellos compatriotas, tanto argentinos como de la Patria Grande, que padecen las consecuencias de un modelo económico que concentra la riqueza y margina a millones de seres humanos en todo el mundo.

La confluencia de acciones destinadas a sembrar el valor de la solidaridad y ponerlo en práctica, a través de la ayuda mutua y el esfuerzo propio – dos rasgos distintivos de la gestión cooperativa -, permitirá el mejoramiento de la calidad de vida de esos sectores sociales postergados, además de incorporar la cultura del trabajo mancomunado, en contraposición con la búsqueda de la salida individual a la crisis.

En la Argentina de nuestros días se acrecienta la necesidad de intensificar estas acciones, razón por la cual quienes integramos la conducción de Cooperar mantuvimos una enriquecedora entrevista con el Obispo Frank de Nully Brown, en cuyo transcurso identificamos rápidamente un conjunto de áreas posibles de cooperación.

Por nuestra parte, asumimos el compromiso de brindar la experiencia acumulada en el movimiento cooperativo, para dotar con herramientas conceptuales y técnicas a los pastores y miembros de la Iglesia Evangélica Metodista, a los efectos de que puedan asistir a los grupos sociales más vulnerables en la tarea de aunar voluntades para encarar proyectos asociativos viables y sustentables en el tiempo.

De igual modo, luego de la visita que una calificada delegación del movimiento cooperativo internacional y nacional mantuvo con el Papa Francisco, en 2013, hemos desarrollado una importante relación con la Pastoral Social de la Iglesia Católica, particularmente con la Vicaría de Villas.

Asimismo, iniciamos un diálogo fecundo con diversas iglesias evangélicas, siempre con la finalidad de acordar una creciente sinergia en nuestra misión compartida de amor al prójimo.

Esta sería una contribución concreta y eficaz hacia el cumplimiento de los ODS, mediante la sinergia solidaria entre el cooperativismo y las OBF. Algo para celebrar en este Día Internacional de las Cooperativas.

Edgardo Form

Presidente

Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos