Testimonios y aprendizajes de organizaciones comunitarias para abordar VBG durante la pandemia

En conversatorio con organizaciones comunitarias de Nicaragua y Argentina apoyadas por CREAS en iniciativas para poner fin a las violencias contra las mujeres, abrimos un espacio en el marco de los 16 días de activismo contra las violencias basadas en género, para que estas organizaciones, compartieran los aprendizajes y desafíos para encarar esta problemática en sus contextos locales.

Carmen Delgadillo, de Managua,  Nicaragua, lideresa cristiana que participó en un proceso de fortalecimiento de diaconía y juventud , apoyado por CREAS, describió cómo abordó con su comunidad de fe un proceso de sensibilización para incidir en la reducción del nivel de violencia contra las mujeres, en las iglesias parte de la Asociación de Iglesias de Cristo de Nicaragua. También mencionó que hay muchas organizaciones sociales que trabajan el tema, las alianzas con las iglesias para abordar la problemática, dificultan. 

“A veces en las comunidades de fe la gente dice que no quiere tocar ese tema o que te vas a echar a la comunidad encima, pero con el apoyo de CREAS decidimos encarar esto, porque tenemos cargos de liderazgo y pensamos que las iglesias tenemos un rol clave. Las iglesias pentecostales de Nicaragua abrieron puertas. La violencia contra las mujeres es una pandemia. Es una situación que aumenta”   

Por su parte, Michelle Vargas Lobos, de la ciudad de Rosario, perteneciente a la Organización Comunidad Travesti Trans, y al Centro Cultural La Casa de las Locas, resaltó la importancia del apoyo de CREAS para facilitar el acceso de la población travesti/trans a equipamiento y conectividad como estrategia de inclusión , que les permitió hacer trámites o denuncias y obtener información, especialmente en tiempo de pandemia. 

“Es muy importante poder tener un piso básico de informática, ya sea mandar un mail o armar un CV, teniendo en cuenta las condiciones en que vive la población travesti/trans en todo el mundo. Hay una serie de exclusiones que sufrimos en la educación o laboral, que son un tipo violencia también”, explicó.

Estela Cañete, de Las Libertarias Comunitarias, en la ciudad de Barranqueras, provincia del Chaco, describió la estrategia de atención a las mujeres víctimas de violencia de género que efectúa su organización, destacando la asistencia en salud mental. Respecto al apoyo recibido por parte de CREAS, relató: 

“Para unirnos a CREAS nos preguntamos qué queríamos hacer para luchar contra la violencia que sufrimos las mujeres y salió la idea de formar un grupo de candombe. Durante la pandemia pudimos tener nuestros tambores propios. Llegaron en plena pandemia, no sé cómo, pero llegaron”. Además resaltó la importancia de las redes sociales y la conexión a internet durante la pandemia, fue a través de de whatsapp y grupos de facebook como pudieron mantener la comunicación con las demás mujeres y siguieron recibiendo las clases de expresión corporal a través de videos. 

Reina Torres, del Centro Integral de la Mujer Marcelina Meneses en Ezpeleta, Quilmes, a quien CREAS viene apoyando hace unos tres años en diferentes iniciativas para abordar las violencias basadas en género resaltó:  

“Gracias a CREAS pudimos hacer varios talleres en distintos lugares del territorio de Quilmes”, remarcó cuando explicaba el trabajo que se involucra a mujeres y hombres y a parejas de la comunidad migrante en la Provincia de Buenos Aires: “Es importante que el hombre también participe, porque está bueno que acompañe y sepa lo que atraviesa la mujer”, expresó.  

Como resultado del intercambio de experiencias las participantes destacaron la importancia de construir redes de trabajo y de articulación entre organizaciones sociales y comunidades de fe e iglesias y especialmente, continuar con las redes de cooperación para la sostenibilidad de iniciativas de inclusión digital, de atención en salud mental y que les permita compartir aprendizajes y experiencias desde lo local en el abordaje de esta problemática.

Puedes ver el conversatorio aquí