Resistiendo con Candombe a las violencias basadas en género en tiempos de COVID-19

Con la llegada de la pandemia del Covid-19 han aumentado los casos de violencia contra las mujeres y muchos procesos de apoyo, a mujeres victimas de violencia, que llevan adelante organizaciones sociales, apoyadas por CREAS, han tenido que buscar nuevas estrategias para mantenerse en pie y lograr sus objetivos. 

En la ciudad de Barraqueras, Provincia del Chaco, Argentina, una de las provincias con más alto índice de feminicidios en el país, CREAS y CWS vienen apoyando desde el 2019 a un grupo de mujeres que se hacen llamar “Libertarias comunitarias” en la creación de un taller de Candombe  (manifestación cultural afro uruguaya),que busca desde el baile y el canto abordar de manera indirecta las violencias basadas en género, permitiendo a las mujeres crear espacios terapéuticos para generar conexiones entre ellas y con sus propios cuerpos. 

En marzo con la declaración de la cuarentena, el taller se interrumpió durante un mes, pasado ese tiempo empezaron a buscar caminos para continuarlo, pues las mujeres sentían la necesidad de seguir en este proceso que les resultó sanador y adicionalmente, algunas de ellas quedaron encerradas con su agresor y necesitaban un espacio de contención. 

El acompañamiento y apoyo, se siguió haciendo mediante llamadas de whatsapp y para las clases de expresión corporal las profesoras grabaron videos que enviaron a las integrantes del taller, la mayoría mujeres entre 50 y 60 años de barrios vulnerados de la ciudad de Resistencia, que no cuentan con muchas herramientas de conectividad. 

Estela Cañete quien hace parte de las Libertarias Comunitarias resaltó la importancia de las redes sociales y la conexión a internet durante la pandemia: “La red Dos de Abril del Centro Integral de Salud Mental y Adicciones- CISMA , nos sirvió mucho para ayudar a chicas con el tema de la violencia que aumentó durante este tiempo, nos ayudó a conectamos con el hospital, con los psicólogos y la psiquiatra. Seguimos muy unidas, charlando todas las chicas, tenemos nuestro grupo de whatsapp y un grupo de facebook”

“Retomamos el proyecto y las clases con videos, las profesoras de expresión corporal y canto han enviado videos de los toques de los tambores. Las mujeres no podían practicar en ese momento porque no teníamos los tambores, así que improvisaron con baldes y contenedores para poder imitar el toque del tambor. Enviamos la música y los videos de los bailes porque ahí solo necesitas tu cuerpo y la música.” contó Débora Machuca de CISMA, coordinadora del espacio. 

Según Debora los objetivos terapéuticos del taller se han logrado pese a los obstáculos, no así los objetivos artísticos pues uno de ellos es hacer una pequeña comparsa por las calles de Barranqueras. Con las flexibilizaciones recientes las mujeres han vuelto a reunirse de forma presencial y a las clases con los tambores.