Recomendaciones para la diaconía ecuménica durante la emergencia del COVID 19

A fines de marzo de 2020, en el contexto de los 20 años de la fundación de CREAS, y en tiempos tan difíciles y complejos que la pandemia del COVID 19 ha instalado, reconocemos la urgencia de movilizar la solidaridad y la cooperación ecuménica para acompañar a quienes sufren las desigualdades e injusticias.

Entendemos que estas ya eran preocupantes antes de esta emergencia, agudizadas por arquitecturas económico-financieras que han promovido la concentración de capitales en pocas manos y que deben ser modificadas en función del bien común. La pregunta era qué hacer, cómo continuar en un nuevo escenario, totalmente impensado, inesperado, diferente a cualquiera de las prácticas precedentes. Pensamos que era fundamental, desde nuestro fondo de pequeños proyectos en Argentina y el Gran Chaco Sudamericano, saber qué pasaba en las iglesias y organizaciones sociales y comunitarias, por dónde pasaban sus necesidades y expectativas.
Ese proceso de escucha sobre las necesidades inmediatas, generando la empatía en distintas direcciones y proyectando las esperanzas futuras, nos dio ánimo para fortalecer nuestra espiritualidad ecuménica y política a partir del acompañamiento y el diálogo. Por eso la decisión fue hacer un reajuste en nuestras prácticas de apoyo a los pequeños proyectos para que la brecha de las desigualdades existentes no se profundice aún más. Que la emergencia alimentaria, sanitaria y social no se agrave e innovar en nuevas formas de tejer contratos de vida. Entendimos que teníamos que activar una cooperación ágil y atenta con nuevos métodos del abordaje del desarrollo – ayuda humanitaria, que permitieran la sostenibilidad de las acciones que las iglesias y organizaciones ya llevaban a cabo para responder a la emergencia.

En estos tiempos de pandemia del Coronavirus, vimos la necesidad de movilizarnos a formular un protocolo de trabajo que protegiera a quienes están en el campo diaconal y del desarrollo socio económico y comunitario. Encontramos en Jorge Fernández el conocimiento y las herramientas para lograrlo. Es eso lo que queremos poner a la disposición de las iglesias y comunidades, como una contribución de CREAS al llamado profético de acompañar con esperanza la reflexión y la acción para incidir en la promoción de nuevas formas de desarrollo sostenible con mayor justicia y que protejan la vida en su plenitud y nuestra casa común.
 
Mara Manzoni Luz, Directora Regional de CREAS
Rosaura Adiñach, Coordinadora de Apoyo a Procesos Comunitarios, CREAS.