Una sentencia condenatoria por tentativa de feminicido, autoridades administradoras de justicia sensibilizadas frente a la violencia de género y dirigentes guaraníes empoderadas en la exigibilidad de derechos, son algunos de los logros más significativos alcanzados en Tarija, Bolivia, por el proyecto de Incidencia, Litigio Estratégico y Violencia de Género, desarrollado por el Centro de Estudios Regionales para el Desarrollo en Tarija- CER-DET y apoyado por el Fondo Ecuménico de Pequeños Proyectos (FPP) del Gran Chaco Sudamericano, iniciativa de CREAS y CWS para promover la defensa de los derechos humanos y fortalecer las capacidades de las organizaciones sociales, grupos y comunidades de esta región.

Mariel Paz Ramírez, Coordinadora del Proyecto Incidencia, Litigio estratégico  y violencia de género, afirma que el apoyo del FPP- Gran Chaco, ha permitido acciones dirigidas a lograr la aplicación de la Ley 348, que busca garantizar a las mujeres, una vida libre de violencia en Bolivia: "Las actividades realizadas también alianza con la Red contra la violencia a las mujeres de Tarija han logrado acuerdos  que han permitido acelerar los tiempos de la investigación y eliminar obstáculos burocráticos que impedían a las mujeres presentar denuncias de violencia, paralelamente han generado cambios significativos en las relaciones entre las autoridades que administran justicia y lideresas de la Asamblea del pueblo Guaraní de Yacuiba en el Gran Chaco Boliviano.”

Uno de los logros más relevantes de este proceso fue la primera sentencia por tentativa de feminicidio obtenida en Tarija, en junio de 2015: “El apoyo del FPP para este caso emblemático posibilitó la realización de mesas de trabajo con operadores de justicia que se  realizaron de manera previa y simultanea al proceso de litigio. Esto se tradujo en un aprendizaje clave: no es suficiente la acción de litigio en tribunales para tener éxito y evitar la impunidad, es necesario acompañar el litigio en tribunales, con una acción de vigilancia, incidencia y diálogo con operadores de justicia”, enfatizó Mariel.

Foto: CER-DET. Segunda Mesa de Trabajo sobre acceso a la justicia en violencia de género.En la foto Presidente del Tribunal Departamental de Justicia y a su lado dirigentas guaraníes de la Asamblea del Pueblo Guaraní de Yacuiba.

La experiencia de sentar a una dirigenta indígena Guaraní al lado del Presidente del Tribunal Departamental de Justicia, incidió de manera positiva en la mirada de las mujeres de la Asamblea de Yacuiba, quienes expresaron: “Nunca habíamos pensado que nos sentaríamos, codo a codo, en la misma mesa con una autoridad de la justicia”, sobre este espacio Mariel enfatiza que “Las mesas de trabajo no solo tienen un contenido académico y profesional de las leyes y los procedimientos, también incorporaron un simbolismo que impacta en la psiquis tanto de las mujeres como de los operadores de justicia”.

La experiencia de trabajo de CER-DET evidencia que las instituciones administradoras de justicia aun deben superar los obstáculos para disminuir los índices de impunidad, en el abordaje del feminicidio como delito. Para aportar a esta necesidad, se lanzará en marzo y en el marco de este proyecto, una publicación que presenta casos emblemáticos donde se evidencian las debilidades de la justicia departamental y se proponen mecanismos, criterios y acciones para mejorar la administración de justicia en casos concretos de feminicidio.

 “La publicación tienen como objetivo llegar principalmente a los administradores de justicia, al mismo tiempo los casos de la publicación serán presentados públicamente y serán materia de discusión y análisis de las mesas de trabajo que realizamos. También buscarán fijar en la agenda de los administradores de justicia, el feminicidio como un grave problema de DD.HH. para las mujeres indígenas.”, anunció Mariel.

Aunque los logros son significativos, CER-DET insiste en uno de los retos más urgentes es promover que los delitos de violencia contra las mujeres crucen el umbral de lo privado y que se conviertan en denuncias. Según Mariel, “Aun hay desconocimiento de los derechos de las mujeres, pese al largo camino avanzado por ellas para conquistar y conocer estos derechos, todavía esta acción de información y conocimiento de derechos sigue siendo un desafío importante en Bolivia”.

Esta situación de desconocimiento o no reconocimiento de una realidad de un contexto indígena que necesita acceder a la justicia, es una realidad presente en todo el Chaco Sudamericano, así lo testimonia CER-DET, quien participó en un encuentro de articulación e intercambio generado por el FPP- Gran Chaco, en junio de 2015: “Este espacio de encuentro, nos permitió extrapolar esta mirada boliviana y cotejarla con la realidad del chaco paraguayo y argentino, y constatamos con las compañeras de organizaciones como SUNÚ (Paraguay) y Ñanderoga Guazú (Argentina), que nuestra realidades son muy similares.”

Como resultado de este proceso de intercambio, CER-DET, SUNÚ y Ñanderoga Guazú han previsto iniciar muy pronto una mesa de articulación de mujeres de estos tres países, para reflexionar sobre la problemática de violencia hacia las mujeres  y buscar estrategias transfronterizas para abordarla.