Participación en panel que trabaja por la justicia económica y climática

Desde los orígenes de su fundación, CREAS comprende la diaconía o el trabajo social de las iglesias cristianas como un instrumento de justicia al servicio de los más desposeídos para alcanzar su dignidad en el marco de una vida plena y abundante. Actualmente en sus tres programas a nivel local como a nivel latinoamericano y caribeño, CREAS se enfoca en la materialización de esa comprensión sobre acciones de justicia social, justicia económica y justicia ambiental desde una perspectiva ecuménica.

La participación de CREAS en la reunión ecuménica sobre Nueva Arquitectura Financiera y Económica Internacional (NIFEA en su sigla en inglés) organizada por el Consejo Mundial de Iglesias, la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas, el Concilio para la Misión Mundial, y la Federación Luterana Mundial, brindó la posibilidad de contribuir desde su proceso sobre ética y economía que lleva adelante junto con el Programa Internacional sobre Democracia, Sociedad y Nuevas Economías de la Universidad Nacional de Buenos Aires. El evento ecuménico contó también en esta oportunidad con la representación del Dicasterio de Desarrollo Humano Integral del Vaticano, lo cual permitirá hacia el futuro una mayor cooperación ecuménica.

Información y foto tomada de: http://wcrc.ch/es/noticias/panel-trabaja-por-justicia-economica-y-climatica

La 3a. reunión del panel ecuménico sobre una Nueva Arquitectura Financiera y Económica Internacional (NIFEA por sus siglas en inglés) tuvo lugar del 21 al 22 de abril de 2018 en la ciudad de Nueva York coincidiendo en días posteriores con el Consejo Económico y Social sobre Financiamiento para el Desarrollo.

El panel inició la reunión recordando a los asistentes que “Estamos reunidos para revisar nuestras tareas, identificar signos de injusticia económica y climática, establecer acciones prioritarias, hacer nuevas alianzas, actualizar el plan de la NIFEA y juntos hacer un compromiso más profundo para construir un mundo que se asemeje más al verdadero reino de Dios”.

Este panel ecuménico sobre una NIFEA busca analizar las señales de los tiempos para la economía y la tierra reconectando las finanzas a la economía real, estableciendo límites a la ambición al desmantelar estructuras que protegen la corrupción y construir nuevas estructuras que respondan mejor al contexto económico, político, social y ecológico actual.

El panel de la NIFEA surgió como respuesta al “São Paulo Statement: International Financial Transformation for an Economy of Life” de 2012. Líderes del Consejo Mundial de Iglesias (CMI), de la Comunión Mundial de Iglesias Reformadas (CMIR), del Consejo para la Misión Mundial (CWM por sus siglas en inglés) y de la Federación Luterana Mundial (FLM) reunieron al panel ecuménico sobre una NIFEA, compuesto por 13 expertos en finanzas, economía, sociología y teología, con la encomienda de desarrollar un plan de acción para impulsar la Declaración de São Paolo.

Desde que el Plan de la NIFEA fue diseñado en enero de 2014, ha habido grandes avances en el panorama mundial a nivel económico, político, social y ecológico que afectan el plan directamente. En esta reunión, el panel contó con miembros de la fe católica romana y de la sociedad civil.

El grupo trabajó en conjunto por más de dos días para identificar elementos emergentes y persistentes sobre injusticia económica y climática y formuló nuevos planes de acción y alianzas para abogar por el análisis y la transformación de la NIFEA.

El grupo discutió los siguientes elementos clave para avanzar en su trabajo:

  • La importancia de crear una cultura de rendición de cuentas, establecer observatorios financieros y desarrollar estructuras financieras nuevas y justas;
  • El perdón como punto de partida para abrir camino hacia la reconciliación, restitución y recuperación;
  • Reforzar las coaliciones de diferentes movimientos (económico, ecológico y social) y sin separarlos; asociando pobreza, ecología y desigualdad como un solo problema;
  • Alentar a los gobiernos a invertir en avances en pro de la ecología;
  • Movilizarse proporcionando información a las comunidades, mostrando datos alarmantes para hacer que la gente reaccione;
  • Trabajar en las cuestiones fiscales a nivel nacional y global; unirse a otras asociaciones civiles como Oxfam;
  • Cambiar la narrativa trabajando juntos con la ciencia y otras fes, con humildad y apertura, uniendo fuerzas con movimientos sociales específicos que son nuestros aliados;
  • Cambiar nuestro propio estilo de vida examinando la justicia de género y ecológica dentro de la Iglesia;
  • Continuar manifestando el descontento contra las cosas que oscurecen el Evangelio.

Athena Peralta, secretaria ejecutiva del programa para Economía de Vida del CMI, dijo: “Para el CMI, la NIFEA es una prioridad clave. Nuestros dos pilares son la economía de vida y la justicia ecológica, es por ello que la NIFEA es el centro del trabajo que realizamos”.

Colli Cowan, secretario general del CWM, señaló: “El asunto en cuestión es la dignidad de la humanidad y la integridad de la creación. El CWM está comprometido a este camino, pero es consciente de que no podemos y no debemos hacerlo solos. Necesitamos una banda de discípulos comprometidos con la justicia y la paz y centrados en una misión por una vida plena para toda la creación. Vamos a comprometernos nosotros a los principios de reciprocidad, compañerismo y esperanza en acción. Depende de nosotros el recuperar nuestra dignidad y ser el cambio que deseamos”.

Martin Junge, secretario general del CMI, dijo: “Estamos luchando en contra la mercantilización de todo y, ‘la salvación no está en venta, los seres humanos no estamos en venta, la creación no está en venta’ y se ha convertido en nuestro grito de guerra. Nos reunimos para agudizar nuestro enfoque, actualizar métodos y decidir cuál es el mejor punto de partida en nuestro contexto de hoy en día. Espero con gusto implementar nuestros planes juntos”.

Chris Ferguson, secretario general de la CMIR, clausuró la reunión diciendo: “Estoy extremadamente agradecido porque este viaje encontró nuevos énfasis y enfoques. Hemos sido llamados a defender y proteger los regalos de vida, y nos preguntamos: ‘¿cuáles son las dos cosas más convincentes que podamos hacer y que serían tan estratégicas, traerán cambios dramáticos y poderosos por el bienestar de cada una de las creaciones de Dios?’ Este es un compromiso que estamos haciendo para lograr una transformación económica y ecológica con la justicia como núcleo. He escuchado en repetidas ocasiones que este grupo quiere trabajar junto en estos temas”.

Previo a esta reunión en Nueva York, el panel se reunió en agosto de 2013 y en enero de 2014 y creó el reporte intitulado “Economy of Life for All Now: An Ecumenical Action Plan for a New International Financial and Economic Architecture”.

El panel ecuménico también redactó una declaración pública sobre una declaración pública, la cual fue presentada en un evento paralelo al Foro para la Financiación del Desarrollo de la ONU.

Sobre el autor