“No hay contradicción para mujeres y varones de las iglesias en asumirse feministas”

Uno de los aliados estratégicos de CREAS en el trabajo por la justicia de género en la región, es el Consejo Latinoamericano de Iglesias- CLAI, las acciones de esta organización en la promoción de de los derechos de la mujer, han abierto caminos y generado condiciones para el desarrollo de inciativas inclusivas y equitativas en el ámbito eclesial y ecuménico.

CREAS, entrevistó a Cecilia Castillo Nanjarí, integrante del Comité Técnico de CLAI y anterior coordinadora continental de la Pastoral de Mujeres y Justicia de Género de esta organización, quien compartió su perspectiva sobre los avances y retos que desde las OBF´s, existen para empoderar a mujeres y niñas en la región.

¿Qué progresos han alcanzado las OBF´s en la promoción de la justicia de género en LA y Caribe?

CECILIA: Ha sido trascendental posicionarnos como OBF´s, plenamente legitimadas por el testimonio realizado, con nuestras voces de denuncia, anuncio, con planteamientos éticos y con transparencia, sobretodo en la base de un testimonio común, donde dialogamos par a par con las instancias civiles y gubernamentales.

Este testimonio común de las OBF´s, se sustenta en el diálogo y la acción, en el involucrarnos desde los diversos contextos, especialmente, en denunciar las malas prácticas, abusivas y patriarcales, introyectadas tanto en la sociedad civil, políticas públicas y también al interior de las tradiciones religiosas.

¿Qué papel han jugado las mujeres de las iglesias de LA y Caribe en el desarrollo de sus países y de sus comunidades?

CLAI ha dado significativos pasos de inserción en el tema de Justicia de Género en LA y Caribe en dos frentes muy significativos, cada cual en sus contextos y ritmos, en redes de los movimientos de mujeres, como algunas en redes feministas. También han estado incidiendo a través de las secretarías de políticas públicas para mujeres en diversos niveles en sus países. Muestra de esto es el repudio y la acción concreta en varios países del continente contra el femicidio y también aportando elementos para el debate sobre la legislación al respecto de la interrupción del embarazo que se discute en algunos países aún, el que es un derecho humano para las mujeres.

Otras están aportando al debate de Género que está siendo cuestionado actualmente por algunos legislativos retrógrados. Desde esta óptica, pero con mirada continental – regional, hemos fortalecido redes e incidencia en ONU Mujeres, UNFPA sobre los derechos reproductivos y sexuales, ODM, ODS y Agenda 2030. También una amplia comunicación con Programas de Género de Facultades Teológicas Protestantes como por ejemplo: el Programa de Gênero e Religiao de la Escola Superior de Teologia en Sao leopoldo, Centro Otilia Chaves de la UMESP en Sao Paulo, UBL, CIETTS, entre otras. Éstas y otras mujeres han trabajado y continúan haciéndolo desde el empoderamiento y desde el tema de la no más violencia contra las mujeres, desde la equidad de género, del no más femicidios y trata de mujeres y niñas/os.

También en diálogo y comunicación permanente a nivel de organismos ecuménicos con presencia mundial como son Mission 21, Consejo Mundial de Iglesias y FLM, a través del Departamento de Género o sus referentes. Siempre hemos creído en una política que fortalezca y potencie las redes y “parcerías”. Es un imperativo el compartir y caminar juntas entre las OBF´s desde un ecumenismo feminista, sumando nuestra voz profética con esperanza activa por la dignidad de las mujeres y de varones en todos los espacios.

¿Qué pasos urgentes deben dar las iglesias para contribuir a la igualdad de género y empoderamiento de las mujeres en LA y Caribe?

Desde CLAI hemos podido avanzar en el tema del empoderamiento de mujeres y varones, aún de manera tímida. Como también a ser conscientes y sensibles en la denuncia desde nuestros púlpitos de todo lo que atenta y amenaza una vida digna y sin ningún tipo de violencia, denuncia y anuncio al modo de Jesús, con base en la proclamación del Evangelio.

No obstante, aún nos falta mucho en la acción concreta por la equidad de género, y aún más por la igualdad de género. Nos queda el desafío de trabajar con más tenacidad por el fortalecimiento de mujeres y varones sensiblemente empoderadas y empoderados. Desde mi identidad y convicción de mujer ecuménica, un camino posible es a través del feminismo.

No hay contradicción para mujeres y varones de las iglesias en asumirse feministas, pues desde ella podemos denunciar el capitalismo, el patriarcalismo que nos empequeñece y nos oprime a todas y todos sin distinción de género, sexualidades, clase, etnia. A través de los diversos diálogos feministas, también está presente la acción por la justicia climática y el cuidado de nuestra casa común, las acciones concretas por un ambiente saludable y con justicia. Reitero, no hay contradicción en ser feminista y cristiana, como también feminista y cristiano. Hacia eso caminamos redes de movimientos de mujeres con justicia de género.

¿Tiene CLAI algún plan para contribuir al alcance del objetivo 5 de la agenda para el desarrollo 2030 en LAC y Caribe?

En el marco convenio con UNFPA, CLAI ha estado involucrado ya desde hace un tiempo largo, siendo protagonista importante entre las OBF´s del continente, en el aporte con elementos para los diversos temas de discusión, reflexión e incidencia en lo que es la actual agenda 2030 en LA y Caribe.

En el sentido estricto del objetivo 5 de esta agenda para el 2030, la igualdad de género, entendiendo ésta como derechos y oportunidades, y en este aspecto las mujeres y niñas como opción preferencial, es un largo proceso a seguir construyendo en el contexto de una cultura patriarcal anquilosada y legitimada, especialmente, en las religiones abrahámicas.

En la nueva etapa que CLAI está viviendo, surgió un documento a partir de lo que fue la consulta a las iglesias y organismos miembros sobre Misión y Sostenibilidad de CLAI, nos parece importante destacar que éste apunta a que el tema de Género debe ser asumido como un eje transversal, entre otros. Sin duda, que éste debería ser más que eje transversal, debería ser considerado un eje estructural en CLAI.

Sabemos, por experiencia, que muchas veces la “Transversalidad de Género” si no es bien orientada y trabajada, puede llegar a convertirse en “Invisibilidad de Género”, lo que sería mínimamente lamentable. No queremos correr riesgos innecesarios, por lo que he compartido que amerita trabajar una Política de Género a nivel institucional, para que ésta sea asumida y refrendada por las iglesias y organismos que participan en CLAI.

Tenemos modelos exitosos de políticas de género ya trabajados por la Federación Luterana Mundial, que desde 2010 estaba definiendo este tema institucionalmente, como también el año pasado la EST en Sao Leopoldo lo ha asumido también. Estamos trabajando arduamente en este tema. Es un momento con coyuntura importante en CLAI que ofrece oportunidades y desafíos que deben ser asumidas en plenitud.

Sobre el autor