¡Las vidas importan! ¿Cómo ser una voz profética en nuestros días?

foto credit: ASSOCIATED PRESS

Brasil es un país con sólidos principios religiosos. ¿Cómo podemos ser una voz profética?

Si preguntamos a cualquier brasileño o brasileña si confía en Dios, independientemente de su tradición religiosa, un número grande y significativo de personas dirá que sí, ¡creen! Pero, ¿cuánto interfiere esta creencia en las relaciones humanas?

Con el advenimiento del COVID 19 al Brasil, traído por personas de la clase alta, que hicieron viajes internacionales y se contaminaron en el extranjero, tuvimos que aprender a lidiar con nuestras fragilidades personales e institucionales. Uno de los primeros casos en el país fue el de un hombre de 61 años, residente en São Paulo, que en febrero pasó dos semanas en Italia. Fue internado en el caro Hospital Albert Einstein, su diagnóstico fue confirmado el 26 de febrero, y se curó de la enfermedad dos semanas después.

Pero, como ya se había visto en otros países, el virus se fue extendiendo rápidamente, y algo que para algunos era sólo una “gripecita” ha diezmado a miles de personas diariamente en Brasil. Hoy el coronavirus mata más en la periferia que en los grandes centros y en los barrios de clase alta. Mata más a negros, pobres, personas ancianas que viven en situaciones precarias de falta de saneamiento básico, muchas que viven en casas de pocos metros cuadrados. La condición primordial para evitar la infección del COVID 19 es simplemente imposible.

Mientras que las personas de clase media-alta se han refugiado en sus casas de campo, chacras y haciendas, lo que les permite un aislamiento sin precedentes, la población pobre y que vive en las zonas periféricas se enfrenta diariamente al virus en sus casas, en el transporte público o en sus actividades económicas.

Es un hecho que el gobierno federal tardó mucho tiempo en reaccionar, en darse cuenta de las demandas que llevaron a millones de brasileños y brasileñas a luchar por la supervivencia en todos los sentidos. Y continúa sin actuar. Incluso con la legislación internacional que prevé acciones de protección específicas para los diferentes pueblos, incluyendo las poblaciones indígenas y tradicionales (como el Convenio 169 de la OIT), con tratados y políticas nacionales dirigidas a la inclusión y el cuidado de personas en situación de vulnerabilidad social, el gobierno federal continúa simplemente pretendiendo que nada de eso existe. Pero los hechos hablan por sí mismos: los números y las historias de las personas que no pudieron luchar por su vida porque no recibieron la atención prevista en nuestra Constitución. En este sentido, la pandemia sirve como lente de aumento para que la sociedad toda no pueda negar el abismo social que la rodea. Por lo tanto, es fundamental poner en evidencia la falta de acción del Ejecutivo y del Legislativo para garantizar la vida de todas las personas.

foto credit: Pablo Albarenga werkenrojo.com

¡Pero algo más ha ocurrido! Se formó una gran ola de solidaridad, con la ayuda de organizaciones y movimientos sociales, empresas, comunidades religiosas y colectivos garantes de derechos. La triste realidad diaria estampada en los medios de comunicación, llama a la comunidad a la generosidad. Personas de diferentes matrices religiosas han movilizado, y siguen movilizando, alimentos y materiales de higiene, y se responsabilizan de mantener a las familias alimentadas todos los días. Esta acción ha movilizado millones de recursos en donaciones, a pesar de que resultan insuficientes frente a la enormidad de la crisis.

El desafío estaba planteado. Las comunidades religiosas necesitaban reaccionar ante una pandemia que causaba pérdidas, dolor y sufrimiento diarios. ¿Cómo ser una voz profética en medio de la pérdida de vidas? Las palabras de 2 Cor 13:11-13 nos invitan a reflexionar sobre nuestra fe en el Dios Trino y las manifestaciones de esta fe en la vida comunitaria, especialmente en el momento actual.

¿Cuál es la autoridad en la fe que seguimos en estos días de distanciamiento social, días en que las comunidades religiosas no podían reunirse en comunidad? ¿Cómo practicar la generosidad hacia quien hasta entonces era invisible para mí y a los ojos del mundo?

¿Cómo reaccionar ante el avance de la violencia doméstica, que victimiza a mujeres, niñas y niños, adolescentes, ancianas y ancianos?

¿Cómo reaccionar ante la destrucción de la selva amazónica por la avaricia del agronegocio?

¿Cómo intervenir ante la exposición de los pueblos indígenas a COVID 19?

¿Cómo no indignarse ante la vulnerabilidad de las comunidades negras tradicionales, que carecen de atención hospitalaria?

Podríamos quedarnos aquí, transcribiendo muchas realidades indignas y escandalosas, que niegan la dignidad humana y violan todos los derechos sociales ya conquistados. Es necesario poner en práctica todo el discurso que creemos que es el más correcto y coherente con nuestra fe. La pandemia viene como una intervención para poder asumir en su vida cotidiana la experiencia de la fe. En este caso, necesitan la acción del Espíritu Santo de Dios que derrama sus dones sobre la comunidad.

Las palabras que hasta entonces reverberaban en nuestras oraciones ahora crean vida. "Confort" significa ayudarse mutuamente. Amarse "significa amar sin distinción". Sentir lo que el otro siente, y practicar la empatía para entender las diferentes formas de ser. La diversidad está entre nosotros. Nuestros muchos dones necesitan ser dirigidos al mismo foco, al mismo objetivo. Una Koinonia, en la que las vidas son materia. Y eso es todo. Nada más que eso.

Todas nuestras actitudes deben ser guiadas por esta meta, este objetivo - la vivencia del Reino, en la misericordia, el perdón, la gracia, la paz y el amor.

Escrito por

Ana Gualberto – Historiadora con Maestría en Cultura y Coordinadora del Eje Derechos de la Comunidades Negras Tradicionales de KOINONIA.

Ester Lisboa - Asistente Social y Coordinadora del Eje Derechos de las Mujeres y Población LGBTQIA+ de KOINONIA.

 

Sobre el autor