“La Fe nos abre un horizonte de derechos”

Con estas palabras Carlos Cervera,  de 26 años,  ingeniero industrial y estudiante de teología de la Corporación Universitaria Reformada de la cuidad Barranquilla en Colombia, expresó su reflexión en la más reciente sesión sobre derechos de los jóvenes en la formación de Emprendemos Paz.

“La Fe en nuestros valores cristianos y en Dios es lo que realmente hace que veamos el presente y el  futuro de una manera diferente, es la Fe la que nos lleva a lograr lo inimaginable.”  Agrega Carlos, quien hace parte de la Iglesia Presbiteriana de Colombia y es líder en su iglesia local, donde apoya  el servicio a la comunidad  y la formación cristiana de jóvenes, niños y niñas.

“Para mí lo clave en la vida para poder crecer ha sido la formación, tanto cristiana como académica, eso es algo que ayuda a que la mente este disponible y clara ante los desafíos de la vida, por eso pienso que un muy buen proyecto sería poder generar talleres a través de instituciones nacionales o internacionales que pudieran a portar con un granito de arena a la educación de los niños y jóvenes, como posibilidad de tener esperanza para mejorar su calidad de vida.“

Para este joven colombiano, a pesar de que el país cuenta con leyes, decretos y programas sobre derechos para los jóvenes, no se ve el impacto en sus vidas cotidianas: “En el muro de opiniones desarrollado en Emprendemos Paz, nos dimos cuenta que  todos y todas coincidíamos en la necesidad de que sea una realidad el derecho a un trabajo digno, a la libre expresión, a la salud gratuita y universal; todos estos derechos están en nuestra constitución pero sentimos que debemos reclamarlos nuevamente”.

Desde la labor en su iglesia local, Carlos ha podido identificar en la población joven la existencia de numerosos casos de embarazo adolescente y una tasa muy alta de población joven desescolarizada, lo que dificulta el acceso a un trabajo bien remunerado, por eso su propuesta de emprendimiento para desarrollar en Emprendemos Paz, se enfoca en brindar herramientas a los jóvenes entre los 13 y 17 años,  que les permita alcanzar otras oportunidades.

“Hemos visto que estas es la edad donde los jóvenes empiezan a perder en las bandas criminales o en la drogadicción, en esta etapa es donde debemos hacer incidencia para poder detener  todos estos flagelos. Un joven termina robando porque piensa que no tiene oportunidades en la vida y la oportunidad la encuentra uno a partir del estudio y la formación cristiana, por eso creo que esto sería algo que definitivamente haría un cambio y ese sería mi emprendimiento.”

Para Carlos aunque a veces los desafíos pueden plantear un panorama oscuro, la Fe es un factor muy importante para ofrecer un panorama distinto y dar otra visión del mundo a la juventud: “La Fe no lleva hacia nuestras metas y nos hace caminar y seguir hacia adelante, no como algo mágico o místico, si no como algo real y tangible que podemos sentir a través de los hermanos,  a través de nuestras familias, a través de la iglesia y a través de proyectos como Emprendemos Paz”.

Sobre el autor