¿Por qué la Agenda 2030 es una oportunidad para la acción social de las iglesias?

En el marco del Seminario Regional de América Latina y el Caribe para el desarrollo de capacidades sobre la diaconía (acción social de las iglesias) y los ODS, promovido por el Consejo Mundial de Iglesias y el Seminario Evangélico de Teología, durante el mes de julio de 2018 en Matanzas, Cuba; Humberto Shikiya de la mesa directiva de CREAS presentó la ponencia ‘Diaconía, Desarrollo y Cooperación: desafíos y oportunidades en América Latina y el Caribe’.

En este espacio, CREAS, a partir de su experiencia y trayectoria de cooperación ecuménica e interreligiosa para la promoción de desarrollo, presentó algunas conclusiones que permiten identificar oportunidades para dar sostenibilidad a la acción social de las iglesias en la región. Una de estas oportunidades tiene que ver con la participación de las OBFs y organizaciones religiosas de acción social  en plataformas de seguimiento en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Al respecto Shikiya, expresó: “Las posibilidades que emergen con la implementación de los ODS en los países de la región, permite a las OBFs  asumir un rol estratégico desde su alcance y trayectoria de trabajo. Las OBFs son actores que favorecer de manera práctica el logro de las metas de los ODS, por eso su  participación en los espacios de implementación y monitoreo como parte de la sociedad civil es esencial.”

Shikiya enfatizó en la importancia de la coordinación entre OBFs con los Estados en sus distintos niveles, así como con los mecanismos del Sistema de Naciones Unidas en cada país, pues afirmó que esta articulación es clave para favorecer de manera eficaz las contribuciones del sector religioso a la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030. “El sector religioso como parte de la sociedad civil también tiene  el compromiso de monitorear la implementación de los ODS, por lo que su papel en la incidencia pública y política para el alcance de un una vida digna, se hace más relevante.”

En el desarrollo de esta ponencia también se enfatizó en que si bien las iglesias y sus organizaciones relacionadas y las OBFs pueden ser ejecutoras de programas diaconales y de servicios sociales, su intervención también se puede nutrir con una perspectiva de desarrollo sostenible que plantea la Agenda 2030, y que coincide con la misión diaconal y ecuménica de:   

  • Contextualizar las prácticas, basadas en lo territorial/comunitario y en una interpretación/análisis permanente.
  • Promover una esperanza activa que requiere de protagonismo y espiritualidad acompañada de una relectura sistemática y metodológica de la misión diaconal.
  • Transformar con sentidos de inclusión, participación y construcción de dignidad y vida abundante y que promueve la justicia y las relaciones justas entre personas, instituciones y países-pueblos.

Se puede descargar la ponencia completa aquí

Sobre el autor