Juventud hondureña por la superación de la pobreza

Estadísticas del Foro Social de Deuda Externa de Honduras, (FOSDEH), revelan que unos 4.8 millones de hondureños viven en la línea de la pobreza. Este mismo informe indica que, más de un millón de hondureños en la actualidad no tienen empleo; la juventud es la más afectada por esta problemática en Honduras, de acuerdo con el Observatorio de Mercado Laboral del Ministerio de Trabajo de este país, de la tasa de desempleados, el 61,3% son jóvenes menores de 25 años.

Esta es la situación a la que se enfrentan Mirian Sarahi Erazo, Nancy Caballero y Augusto Cata; jóvenes hondureñas y hodureños quienes han visto a sus amigos y vecinos migrar a otros países en la búsqueda de oportunidades, pero que han decidido permanecer en sus ciudades y generar en su entorno, posibilidades de trabajo y desarrollo con la ayuda Emprendemos Paz.

Nancy Caballero, de la ciudad colonial de Gracias, departamento de Lempira, combinó su pasión para iniciar un restaurante y su deseo de cambiar la realidad de las personas que viven en la pobreza de la zona,para crear una iniciativa llamada Gastronomía Catracha.

"Gastronomía Catracha aprovecha una de las fuentes principales del ingreso en esta zona: el turismo, la gente de varios países del mundo viene a visitar Gracias, y este proyecto es una forma de canalizar el ingreso del turismo hacia la gente de la ciudad, y a la vez crea trabajo para muchos vecinos y vecinas de la zona que venden alimentos.", afirma Nancy.

Para Nancy . “La formación de Emprendemos Paz no solo nos capacita; nos empodera para motivar a otras personas y nos dió la posibilidad de ordenar la sideas para que através de este proyecto conectemos la comunidad local con la comunidad extranjera a través de la comida." expresó Nancy, miembro de la comunidad católica en la comunidad de Gracia.

Por su parte, Augusto Cesar Cata, joven Medico del Municipio de Lepaera, departamento de Lempira, Honduras y participante de Emprendemos Paz, acaba de terminar de formular el proyecto llamado:“Bisutería Emprendedurismo Joven”, con el que busca dar una oportunidad de trabajo a las mujeres del municipio, una de la poblaciones más afectadas por el desempleo. Según el Observatorio de Mercado Laboral del Ministerio de Trabajo hondureño, las mujeres más jóvenes son las que enfrentan el índice de desempleo más alto del país.

Por lo anterior, el eje principal de este proyecto de Augusto es la inclusión de las mujeres: “La iniciativa pretende capacitar a un grupo de mujeres en la elaboración de diferentes tipos de joyas, aquí la mayoría de la población son mujeres de entre 15 a 40 años, por eso considero que es una buena y nueva oportunidad para ellas. También para mi hacer este proyecto representa una nueva oportunidad para ser consciente de que emprender lleva ciertos pasos, mirar cuales son los datos factibles y la manera en que el proyecto también sea sostenible.”, expresó Augusto.

Mirian, participante de Emprendemos Paz, también vive en Lepaera y junto a otros dos jóvenes está poniendo mucho esfuerzo en "Fusión Serigráfica", iniciativa que tiene como meta capacitar a jóvenes del municipio en el estampado de tasas, camisas y otros objetos, que la gente de la zona requiere para sus negocios.

"La ayuda Emprendemos Paz ha sido muy valiosa porque nos da herramientas  para  enfrentarnos al mundo. Hoy en día con tanta modernización hay muchos jóvenes que no están preparados y no saben cómo enfrentarse a la realidad laboral.", asegura Mirian y agrega : "Estamos entregando todo nuestro espíritu con esta iniciativa porque es muy difícil estar trabajando, estudiando y  elaborar un proyecto, pero tenemos fe en que todo va a salir bien, nos anima mucho contar con el apoyo de Emprendemos Paz, porque  a veces como jóvenes nos sentimos muy solos en la construcción de un futuro para nuestras comunidades".

Mirian, Nancy y Augusto , coinciden en que la posibilidad de generar empleo , será un aporte significativo para la reducción de la pobreza y la construcción de la paz en sus comunidades y consideran que en el largo plazo se verán efectos positivos: “Uno de los factores para no que haya paz aun en la familia, en la comunidad o en la región,  es la pobreza. El no tener ingreso económico puede llevar a los y las jóvenes a desviarse por otros caminos, pero motivándolos a que ellos y ellas tengan un emprendimiento y un ingreso,  puede hacer que se genere tranquilidad y paz.”  concluye Augusto.

Dennise Cedillo López, tiene 24 años, es de Ciudad de México y es estudiante de Economía en la Universidad Nacional Autónoma de México. Actualmente está de intercambio en Buenos Aires como voluntaria de AIESEC en CREAS.

 

 

Julia Lopp, tiene 22 años, es de Carolina del Norte, Estados Unidos, Licenciada en español de la Universidad del Estado Apalache. Actualmente es voluntaria de CREAS en Buenos Aires, como parte del programa de Global Mission Fellows de la Iglesia Metodista Unida.

Sobre el autor