La Reserva de la Biosfera Bosawás se encuentra en el departamento de Jinotega, Nicaragua y es la mayor reserva forestal de Centroamérica y la tercera a nivel mundial. A pesar de su gran importancia se encuentra fuertemente amenazada:”Bosawas ha perdido al menos de 70% de su biodiversidad y la mayoría de estos problemas son los resultados de la deforestación y la extracción de madera en la zona.”1

Preocupados e inquietos frente a esta crisis ambiental, Darling, Marvin y Gixon, jóvenes del Municipio de San José de Bocay en Jinoteca y miembros de Asambleas de Dios en Nicaragua, conformaron un grupo para la protección y conservación sustentable de la Reserva Bosawás. En 2017 este equipo de jóvenes se inscribió en el Diplomado en Cultura de paz, equidad y sustentabilidad de Emprendemos Paz, con el objetivo de recibir asesoría y acompañamiento para hacer propuestas que impidan la destrucción de la reserva forestal.    

“La visión de este proyecto al que llamamos Ecoturismo Bosawas, es brindar al visitante nacional y extranjero la oportunidad de estar en contacto con la naturaleza, conocerla mejor y compartir las tradiciones locales, mediante un equipo capacitado y creativo que brinde servicios turísticos de calidad. Buscamos la sostenibilidad ambiental, social y cultural de la reserva, involucrando a la comunidad que vive aquí, pues son las familias nativas quienes conocen las posibles rutas turísticas, así como la fauna y la flora de la reserva.”, expresó Darling, de 22 años, graduada en ingeniería agraria.

Jairo Arce, tutor de Emprendemos Paz en Nicaragua y Director Ejecutivo del Centro de Estudios Teológicos y Sociales  - CIETS de la Universidad Evangélica Nicaragüense, acompañó de cerca a este equipo de jóvenes en la formulación de la propuesta en 2017, y en relación a esta destacó:

“Este es un proyecto, fascinante y muy sensible. El gobierno hace muy poco para detener la devastación de Bosawás y este equipo de jóvenes se enfoca en un ecoturismo humano, de buen trato y cuido a la reserva. Tenemos la desconcertante idea de que se puede seguir dañando el medio ambiente impunemente, por eso la propuesta de estos jóvenes es muy pertinente, porque también quieren poner en conocimiento y promover el cumplimiento de las leyes de protección ambiental.”

Por su parte Darlin afirma que:“Cuando hablamos de la justicia ambiental, estamos hablando de un trato justo a nuestros recursos naturales y también de la manera cómo en comunidad ayudamos a lograr este objetivo, para ello debemos organizarnos y buscar apoyo, por eso acudimos a Emprendemos Paz. Fue muy enriquecedor dar forma a este proyecto, interactuando con jóvenes de otros países y en compañía de tutores y docentes poder analizar las debilidades y fortalezas de nuestras propuestas y pensar bien lo social y económico del proyecto.”, asegura la joven ingeniera.

“La situación política de Nicaragua ha frenado la implementación de esta propuesta, durante las campañas electorales en 2017, las organizaciones políticas quisieron detener nuestros recorridos turísticos y están incidiendo negativamente en la organización de los jóvenes, pero nosotros persistimos, porque todos y todas debemos participar en el cuidado del planeta y cumplir con las leyes que se establecen para su protección. Si continúan las injusticias ambientales, las y los más afectados al final seremos nosotros mismos, pero aún tenemos una oportunidad para frenar eso. En nuestras manos está salvar a nuestro planeta y pensar en las generaciones futuras. ¿Qué les vamos a dejar? ¿Qué futuro les estamos preparando? ¿Qué van a recibir ellos?”, concluyó Darling.

1 https://www.elnuevodiario.com.ni/nacionales/398013-70-reserva-bosawas-ya-fue-depredada/

Texto: Julia Loop y Laura Chacón de CREAS. Agradecemos la colaboración de Moises Mercado y Jairo Arce de Centro Inter eclesial del Estudios Teológicos y Sociales - CEETS ,  para la elaboración de este nota.