Jóvenes líderes reflexionando sobre la paz, el futuro y la misión…

Julieta de 20 años y Camilo  de 29 hacen parte de la iglesia de la comunidad " Nueva Vida " , Brian ( 19 años ) de la iglesia " Manantial " y Reynaldo ( 23 años) de la Iglesia Menonita son jóvenes colombianos , quienes hacen parte del proyecto "Emprendemos Paz " de CREAS, socio en Latinoamérica de Christian Aid. 

Julieta es psicóloga y le interesa mucho los temas sociales, pero le hacía falta ayuda para vincular esta pasión desde su perspectiva de fe. "De repente , tuve información sobre Emprendemos Paz y vi la oportunidad de trabajar en el desarrollo de una comunidad de fe y descubrí diferentes denominaciones, y otro mundo más allá de mi propia iglesia ", expresó la joven.

Reynaldo vive en un barrio llamado Quirigua en la ciudad de Bogotá y trabaja con 60 niños en situación de pobreza a través de una escuela de fútbol que combina con las clases y talleres psicosociales , ya que son niños muy vulnerables . Para él , "Esto es una experiencia de aprendizaje sobre la visión global del Reino de Dios , desde la perspectiva de un trabajo social " .

Brian se enteró de Emprendemos Paz través de una organización ecuménica y pensó que era un curso teórico, pero ahora está feliz por que según él: "A través de esta iniciativa podemos generar metodologías, proyectos y diálogo permanente con otros líderes y también otros países". Esta experiencia le ha brindado herramientas para brindar ayuda apersonas con problemas sociales y económicos que ve a diario en su iglesia local.

Brian vive en el municipio de Soacha , muy cerca de Bogotá, la ciudad capital de Colombia, con una muy rica herencia cultural indígena pero con la preocupante situación de tener un gran porcentaje de personas desplazadas por el conflicto armado interno que viven con menos de un dólar al día. De su participación en Emprendemos Paz expresa: "Tuve la oportunidad de trabajar con la palabra de Dios de una manera concreta y darme cuenta de que el Reino es poder dar y conocerse uno al otro ".

Existen desafíos a superar para continuar con esta iniciativa como el acceso a Internet , la multiplicidad de temas y lecturas cuando no se tiene tiempo suficiente ... Pero todos estuvieron de acuerdo en que este proyecto está " abriendo un espacio importante para una nueva generación dentro de las iglesias de Colombia y el apoyo a la madurez de las iglesias pentecostales en relación con los proyectos sociales y de incidencia " .

Estos jóvenes son parte de la tercera generación que nació en la guerra: "Nunca vivimos un día de paz, estamos tan acostumbrados a los diferentes tipos de violencia: física, económica, cultural, simbólica ..., estamos en el centro de la violencia ". Para Julieta: "La paz tiene un fundamento bíblico que viene de Dios, es la capacidad de reconocer lo que se tiene que hacer para movilizar a la gente y transformar su realidad, a pensar de una manera diferente, para seguir adelante .".

La reconciliación, para Camilo, es un tema muy complejo, ya que es la capacidad de poner a la víctima y el agresor juntos y pensar en el perdón, después de tanta violencia: “Hemos sufrido la violencia en nuestros cuerpos y mentes y la Fe nos puede ayudar para superar la indiferencia, para escuchar a los desplazados y para construir pequeños espacios de paz.”

Para Brian , un buen ejemplo viene de las mujeres indígenas Wayuu y su resistencia a ser violadas por los grupos paramilitares de derecha: “Lo importante es dejar que hablen de sus experiencias para escuchar, eso es parte de nuestra misión". Debido esta experiencia , estos jóvenes crearon un proyecto llamado “Narrativas de Paz - hechos de mi comunidad" , con una metodología innovadora para trabajar con adolescentes de 13 a 17 años de edad. "Narrativa de Paz, porque nos dimos cuenta de lo grande que es el impacto de contar y escuchar historias de otros , la superación de las barreras de los que sobrevivieron a la violencia y se mantuvieron en silencio.", expresaron los jóvenes.

Reynaldo piensa que la paz no sólo consiste en las negociaciones en La Habana, también en otros actos concretos como “La revisión de nuestros derechos laborales, el acceso a la educación , la buena alimentación , el derecho a vivir donde la gente quiere y a no ser desplazados más", y agrega: “Es importante no olvidar que cuando tenemos una vida más fácil , las demás personas sufren, la gran tarea es " Ser uno con el otro " y ser inspirados por Ezequiel ( 33-6 ) e Isaías ( 32 ) .

Escrito por : Mara Luz – Christian Aid Deputy of Head – Latin American and Caribbean Division. Traducción:Paola Ferro