Jóvenes en la construcción de la justicia ambiental y la paz

Escrito por Marcelo Leites*

En América Latina y el caribe los y las jóvenes son una inmensa porción en la representación demográfica. Sin embargo, cuando hablamos de jóvenes, es casi imposible ubicarlos en una categoría aislada. Es necesario, al abordar la temática juvenil, partir del reconocimiento de las diferencias y no precisamente por el grupo etario al que pertenecen, sino por el espacio que habitan, sus condiciones particulares y culturales.

Los jóvenes son una población diversa: estudiantes, trabajadores y trabajadoras, campesinos y campesinas, mujeres y hombres indígenas o que hacen parte de las minorías y que pertenecen a grupos sociales más o menos cohesionados, unos con más y otros con menos oportunidades. Pensar a los jóvenes como una categoría etaria despojándolos de sus diferentes particularidades, diversidad, condición de clase o identidades, sería un error y hasta una contradicción.

En 2010, 153 millones de personas en América Latina eran Jóvenes (15-29 años), y la proyección hacia 2030 nos habla de 158 millones. Esto representa en promedio en la presente década, entre un 25-27% de la población. La cifra que espanta: 70 millones son los que viven debajo de la línea de pobreza.

Quizás como nunca antes en la historia de nuestra región, los jóvenes representan una porción importante de la fuerza productiva y de la participación socio-política. Sin embargo, las políticas públicas hacia la juventud no han sido, ni son suficientes o compensatorias, para contrarrestar desigualdades y exlusión. Debemos sumar, que aunque hay un gran potencial en la participación (debido a la representación demográfica), las plataformas organizacionales no son suficientes.

Desde la Federación Universal de Movimientos Estudiantiles Cristianos – FUMEC, en América Latina y Caribe hemos desarrollado diferentes iniciativas para formar y promover a los y las jóvenes como sujetos de transformación, activos y activas en la búsqueda de sociedades más justas.  Todo esto para desarrollar capacidades y liderazgos de jóvenes y estudiantes para encarar los desafíos del entorno, en este sentido la temática de la Eco Justicia ha estado en el centro de los programas regionales y globales de FUMEC, durante los últimos años.

FUMEC entiende la Eco Justicia como la relación entre economía y ecología; cómo el resultado del accionar humano-desigual e injusto- sobre la naturaleza, es crítico para la vida y por lo tanto, contrario a la Fe cristiana, por que parte de la codicia por un desarrollo y acumulación ilimitado y no sostenible, que ha generado una crisis socio ambiental, climática y humanitaria. 

Formar, concientizar y empoderar a los y las jóvenes para que sean parte de los procesos de cambios es la clave de la misión de FUMEC, que promueve liderazgos que puedan incorporar nuevos conocimientos, formarse, organizarse para conformar plataformas en el trabajo con redes multiple-actores y el promover el diálogo intergeneracional. Tambien busca que la juventud pueda incidir en espacios para la toma de decisiones y a su vez sea conciente de su contexto para ser más crítica de los acontecimientos socio-políticos, económicos y culturales. 

Son los y las jóvenes, sobre todo aquellos en situación de mayor vulnerabilidad, las víctimas de las consecuencias de esta relación injusta entre ecología y economía, pues son ellos y ellas los que no cuentan con acceso a empleo digno o educación de calidad; o quienes son víctimas de conflictos y violencia y quienes sufren los impactos del cambio climático, experimentando mayor pobreza, desplazamiento forzado y la pérdida de las identidades culturales y diversidad. 

Nuestra Fe, identidad y ethos, son los principios que como Movimientos Estudiantiles Cristianos  (MECs) nos impulsan al trabajo comprometido. Esta misión ha tenido en América Latina diferentes iniciativas y proyectos: talleres locales y regionales, intervenciones artísticas, accionar comunitario, participación en espacios de gobernanza internacional, -como la COP20 o Río+20-  y una decidida campaña para informar y sensibilizar sobre esta realidad  a través de las redes sociales y tecnológicas.

Estas iniciativas son parte de un programa permanente de Eco Justicia global, que se desarrolla en un contexto particular y que forma parte de un movimiento más grande. Uno de estos proyectos para 2016-2017 será “Jóvenes por Eco Justicia y Paz: El desafío que aceptamos”, el cual desarrollará reflexión y formación para promover acciones enfocadas en ejes temáticos concretos de interés, dando prioridad a los y las jóvenes que integran la FUMEC.

Los y las jóvenes tienen un rol fundamental en los procesos de transformación, áreas en las que formarse, causas a las que abrazar y un espacio de toma de decisiones que ocupar. La organización, la reflexión y la acción son las claves para la búsqueda de un presente más inclusivo y equitativo, conciente y proactivo y un futuro con mayor justicia garantizada para todas y todos.

*Marcelo Leites es uruguayo y tiene 31 años. Es ejecutivo regional de la FUMEC ALC y  recientemente director del Programa de Eco Justicia Global de la FUMEC (WSCF por su sigla en Inglés). Más información en : Fumec@fumec-alc.org