Jóvenes de fe llaman a la acción por el desarrollo sostenible

En el marco del seminario juvenil sobre sobre diaconía ecuménica y desarrollo sostenible, realizado en Matanzas, Cuba del 15 a l 20 de julio y promovido por el Consejo Mundial de Iglesias  y el Instituto de Estudios Teológicos –ISET; cerca de 30 jóvenes de 8 países de América Latina y caribe, en representación de diversas denominaciones, organizaciones e instituciones ecuménicas, hicieron un llamado a la acción para acompañar su peregrinaje por hacer posible el Reino de paz y justicia en sus contextos más cercanos.

Jenny Fernández, joven colombiana de la iglesia presbiteriana, y participante de Emprendemos Paz, iniciativa de CREAS y Christian Aid para el fortalecimiento del liderazgo juvenil de las iglesias de la región, atendió a este seminario, dedicado a compartir experiencias de la acción y servicio social de las comunidades de iglesias de las que hacen parte y relacionarlas con los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) de la Agenda 2030. 

“Fue un espacio para fortalecer  las estrategias del proyecto que estoy formulando con ayuda de Emprendemos Paz, para brindar acompañamiento psicosocial a la comunidad del barrio Santa María, en la ciudad de Barranquilla, Colombia. Esta fue una oportunidad para escuchar y compartir con otros y otras jóvenes que también están llevando adelante inciativas sociales”, expresó Jenny.

Después de 5 días de análisis e intercambio, la juventud participante en el seminario planteó recomendaciones al documento de estudio sobre Diaconía Ecuménica, elaborado recientemente por el Consejo Mundial de Iglesias y lanzó propuestas para promover acciones concretas en la reducción de las desigualdades en la región.

En el comunicado resultado del seminario, los jóvenes llamaron a las iglesias, organizaciones e instituciones ecuménicas, “para seguir generando conciencia sobre la importancia de la diaconía en pos de comunidades justas y sostenibles.” A continuación las recomendaciones formuladas por la juventud que participó en este espacio de intercambio: Descarga aquí el comunicado completo

  • Mantener y crear espacios de formación, fortaleciendo las capacidades de liderazgo para desarrollar y alcanzar estrategias alternativas que propicien una acción diaconal desde las y los jóvenes, buscando sensibilizar a las demás personas frente a las realidades de nuestros contextos.
  • Defender el derecho de los y las jóvenes a participar activamente en la labor diaconal, estimulando protagonismo en instancias institucionales, reclamando voz en la toma de decisiones que incidan en nuestras realidades.
  • Promover acciones diaconales justas e integrales, no asistencialistas, que escuchen las necesidades reales de los sujetos vulnerables y los involucren junto a la comunidad como agentes de transformación.
  • Animar a diseñar políticas y protocolos en las iglesias e instituciones ecuménicas que garanticen los derechos plenos a cada individuo, tales como política ante el acoso sexual, política de género, códigos de conducta y desarrollo de capacidades, entre otras, que den fe de nuestro compromiso cristiano por la justicia y el buen-vivir.
  • Promover alianzas con instituciones y experiencias en el ámbito ecuménico, político y de la sociedad civil que nos permitan impulsar el trabajo en red, compartir metodologías, y lograr un mayor impacto y efectividad en el quehacer diaconal.
  • Asumir una postura profética, a través de la denuncia de las actuales tendencias neoliberales y colonizadoras que generan prácticas de desigualdad económica y social en el mundo y dañan a la creación, buscando una economía justa y solidaria a través de estrategias comunicacionales, métodos alternativos de producción y consumo, entre otras.
  • Utilizar las plataformas comunicativas de nuestras organizaciones y de las aliadas para compartir nuestras acciones y visibilizar todos los resultados. Con estos compromisos reconocemos que aún queda camino por recorrer, procesos ecuménicos y diaconales que construir. La juventud seguirá en su vocación profética y en su peregrinar por hacer posible el Reino de paz y justicia que anhelamos y soñamos en Cristo Jesús. “Porque del mismo modo el Hijo del Hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por una multitud” Mateo 20.28 (Versión Dios Habla Hoy)

Sobre el autor