Jóvenes en salida por la dignidad de las mujeres

En la ciudad de Armenia (Colombia), 6 jóvenes salen al encuentro y acogida de mujeres víctimas de explotación sexual. Las jóvenes, parte de la iglesia de las Asambleas de Dios, se acercan a escucharlas y a conversar con ellas: “Queremos ayudarles a sentir el amor de Dios, estas mujeres tienen hambre física y espiritual, Dios ha puesto en nuestro corazón el deseo de acompañarlas y ayudarles a encontrar una mejor calidad de vida.” expresa Luisa Fernanda de 25 años, parte de esta iniciativa llamada Casa Esther , que hace alusión a la mujer de la Biblia, quien defendió con sabiduría y valentía a su pueblo judío.

Luisa Fernanda, es estudiante de trabajo social y se inscribió en Emprendemos Paz 2018, para fortalecer el trabajo que viene desarrollando con sus compañeras y que busca capacitar a estas mujeres para que puedan tener otros medios de vida:

 “Una vez a la semana, hacemos un devocional con ellas y luego les brindamos un taller de costura o de manualidades; nosotras ponemos los materiales. Las participantes venden los productos elaborados en el taller y pueden tener ingresos para vivir algunos días. Algunas han podido montar un carrito de dulces o de café para sobrevivir de otra forma.”, asegura Luisa.

Son 6 mujeres formadas en diferentes disciplinas trabajando en este proyecto. Con la idea de buscar apoyo para hacer sostenible esta propuesta, Luisa se inscribió en el diplomado de en Equidad, Cultura de paz y Sustentabilidad de Emprendemos Paz 2018: “Con esta formación hemos formulado objetivos más concretos para Casa Esther, hemos ampliado y definido los ejes de acción de la fundación, concretando planes para la manutención de la iniciativa, para brindar atención física y médica a las mujeres, ofrecer servicios de diagnóstico y  terapia psicológica, talleres de micro empresa y alfabetización. ", aseguró la joven.

Hasta el momento Casa Esther, fundada por la pastora Gloria Ramírez en Armenia, se sostiene con donaciones, sin embargo, el equipo sabe que para hacer sostenible esta iniciativa necesita fortalecer la manera de sustentar las actividades: “Con Emprendemos Paz aprendimos que con alianzas también podemos conseguir recursos para la capacitación y para gestionar un espacio de trabajo, por el momento estamos trabajando en una parroquia pero, sabemos que para ayudar a las mujeres a salir de esta vida de explotación, necesitamos hacer de esta propuesta algo sostenible en el tiempo”.

El intercambio con otros jóvenes de Emprendemos Paz, ayudó a estas jóvenes a ver alternativas para desarrollar mejor el proyecto: “El compartir experiencias con jóvenes que también desarrollan iniciativas sociales, nos ayudó a afinar esta propuesta. Siento que ya tenemos un buen proyecto y sabemos que tenemos mejores probabilidades de encontrar financiación. Hay muchos jóvenes profesionales en nuestras iglesias que quieren servir a Dios y Emprendemos paz nos da herramientas para salir con propuestas concretas y sostenibles para ayudar a quienes nos necesitan.” ,concluyó Luisa.