En la provincia de Jujuy, Argentina , se encuentra la ciudad Libertador General San Martín, es la tercera ciudad más poblada de la provincia y es centro logístico de abastecimiento para la importante ruta nacional 34. Allí, en el barrio San Lorenzo se encuentra el Centro Barrial Padre Palentini, que surgió en 2009 como respuesta a la problemática de las adicciones y de la violencia que enfrentan muchas niñas, niños, jóvenes en la zona.

“Este lugar, ha sido tradicionalmente religioso, actualmente co habitan los y las jóvenes de la etnia guaraní, con jóvenes criollos del noroeste argentino, jóvenes del pueblo Kolla, jóvenes negros, turcos y libaneses; todos ellos y ellas ya no encuentran un sentido en el contexto religioso de la ciudad. Muchos están excluidos de la escuela, de lo laboral , de un plan de vida; en un lugar donde no tienen agua, electricidad y viviendo cerca del basural. Hay una expulsión consciente e inconsciente de la sociedad y la familia.”, expresa con preocupación Mónica, misionera del Centro Barrial Padre Palentini.

Con el propósito de fortalecer una respuesta integral a las necesidades de la población juvenil en esta zona, Comunidades en Acción Gran Chaco Sudamericano, encontró un gran aliado en el Centro Barrial Padre Palentini y decidió apoyar el proyecto "Eligiendo la Vida", un programa de verano desarrollado de enero a marzo de 2017 y que ofreció un espacio seguro a jóvenes , con actividades que facilitaron la escucha, la acogida y la adquisición de habilidades psicosociales, el desarrollo de la autoestima y el cuidado personal y grupal de los y las jóvenes del barrio San Lorenzo, en el periodo de vacaciones, justo cuando la mayoría de instituciones están cerradas.

“Lo bueno es que empezamos a plantar semillas de esperanza. Se ofrece a los chicos la posibilidad de vivir dignamente través de diferentes prácticas y espacios y vamos creando vínculos, que es lo que hizo Jesucristo .Cuando hay alguien que te espera y te visita, te introduces en el espacio vital del otro y el programa de verano es eso ,salir a visitar por que el otro es importante”, enfatiza Mónica.

La recreación fue un enfoque muy importante de “Eligiendo la vida”, que incluyó música, deporte y danza y enseñó a los jóvenes a trabajar en equipo, a aprender de la vida diaria y de la risa y el juego: “Al interior del barrio se perdió el miedo y desconfianza entre las diferentes zonas, se contagió la alegría de crear un vínculos, a partir de las actividades manuales y musicales, se abrió paso para que los y las jóvenes se divirtieran y expresaran, creamos el juego con el adulto.”, aseguró Mónica.

Uno de los espacios más valiosos de “Eligiendo la vida” es el ‘recuento de eventos significativos’, procesos para chicas y chicos donde se escriben eventos significativos de la semana entre grupos de pares. “Esto se convierte en un eco y espejo del otro , por que se escuchó lo que le pasa al otro, y se crearon pequeños espacios terapéuticos , que hicieron que el dolor o las heridas que traían pudieran sanar , al sacarlas.” Asegura Mónica.

A partir de estos espacios terapéuticos, se continuó con un momento que se llama me ‘retiro’ en donde los y as jóvenes hicieron compromisos para retirarse de espacios con alcohol o drogas, y que terminó en un pacto de no volver a antiguos hábitos y hacer parte de una experiencia de compartir comunitario, compraron grupalmente un mercado para cocinar juntos y pasaron un momento de recreación.

A la fecha en este programa de verano se han atendido 212 jóvenes y se han asistido 87 más con profundos problemas de consumo. “Todo esto se ha logrado con la ayuda y articulación de una red de actores del territorio, como los comedores, parroquias y voluntarios o gente que mutuamente se va ayudando.”, subraya Mónica.

Los pequeños cambios observados en la comunidad de San Lorenzo son significativos para los y las jóvenes y sus familias, quienes se dieron cuenta que no se trata de supervisar a los jóvenes si no de protegerlos y cuidarlos, asegura Mónica: “Los padres reacios, están contentos porque ahora algunos de sus hijos van al colegio , al final los padres se fueron dando cuenta que se trataba de apoyarlos y no controlarlos.”

“Creemos que podemos continuar con el programa desde los procesos que hemos venido trabajando, ahora los estamos revisarlo para mejorarlo, por que a partir de esta experiencia que apoyó Comunidades en Acción, hemos comenzando a extendernos a una nueva zona de influencia y otros barrios, esto también ha sido posible a través de foros con EDEPA , y la pastoral social y hemos logrado apoyo de pequeñas empresa familiares, que nos permiten crecer para seguir ayudando a este comunidad.” concluyó la misionera.

Objetivo 16: Promover sociedades pacíficas e inclusivas para el desarrollo sostenible, facilitar el acceso a la justicia para todos y todas

Con esta iniciativa CREAS busca contribuir a la meta 16.2 de la Agenda 2030:

Poner fin al maltrato, la explotación, la trata, la tortura y todas las formas de violencia contra los niños.