Jóvenes cristianas por un trabajo digno de las mujeres Valletenzanas (Colombia)

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística de Colombia, (DANE) el servicio doméstico en Colombia alcanza una cifra de informalidad del 86%, teniendo en cuenta que son las mujeres quienes mayoritariamente desarrollan esta actividad, existe la necesidad urgente de contrarrestar la informalidad laboral de este sector de trabajo. A este llamado atendieron Karen y Alejandra, jóvenes parte de la iglesia de las Asambleas de Dios en Colombia y participantes de Emprendemos Paz en 2017.

Las dos jóvenes, con la formación en construcción de propuestas sociales y económicas que obtuvieron en Emprendemos Paz, dieron forma a la idea de capacitar a las madres cabezas de familia del municipio de Garagoa (Boyacá, Colombia) , para profesionalizar el trabajo doméstico que realizan: "El proyecto busca que las mujeres que prestan servicios de limpieza y aseo, reciban un salario digno y al mismo tiempo se capaciten en otros oficios como modistería o culinaria, de manera que puedan ofrecer más servicios especializados.", expresó la joven que participó en la formulación de la propuesta.

"Emprendemos Paz, nos enfocó y nos ayudó a organizar las ideas. Nos dimos cuenta que este proyecto era una necesidad urgente en este municipio, uno de los más grandes de la zona; nos dimos cuenta que este emprendimiento tiene potencial para llegar a otros 14 municipios que tenemos alrededor, por que esta zona está creciendo mucho y estos servicios son cada vez más requeridos , según los sondeos que jhemos realizado para formular este emprendimiento.”, afirmó Karen, de 23 años.

”Estamos convencidas de que esta iniciativa aporta al crecimiento personal y laboral de las 15 mujeres, con las que contamos por el momento y con quienes compartimos valores cristianos y la palabra de Dios, independientemente de la iglesia a la que petenezcan o las creencias que tengan.", subrayó Karen, jóven emprendedora del proyecto, al que han llamado Mujeres Valletenzanas, debido a que Garagoa se encuentra en el Valle de Tenza, región geográfica y cultural de Colombia.

Alejandra afirma que notó un cambio personal y anímico de las 15 mujeres que ya están involucradas en el proyecto. “En el municipio todavía se considera que las mujeres se deben quedar en la casa, donde actualmente su trabajo no es reconocido ni remunerado y donde son víctimas de violencia física y psicológica. Este emprendimiento está buscando los fondos para contratar de manera formal a las mujeres, garantizando sus derechos laborales y salarios justos, en un trabajo especializado como es el servicio doméstico y que actualmente cuenta con condiciones  muy precarias en el municipio. “

 “Emprendemos paz logró ayudarnos a integrar a este grupo de mujeres a la comunidad, impulsándonos a generar una gran red de contactos para promover condiciones dignas de trabajo entre jóvenes y adultas participantes del proyecto.” concluyó Karen.

Sobre el autor