Jóvenes conectando las iglesias con la realidad ambiental

“Creemos que la iglesia es un espacio de incidencia, formación y acercamiento a Dios y que puede brindar herramientas para que la juventud impacte en la sociedad y ayude a crear conciencia para cuidar la creación y  frenar el impacto ambiental.”, enfatiza con vehemencia Steve Privat, jóven metodista del Perú y parte de la Comunidad de Práctica (CdP) de Emprendemos Paz.*

Steve se formó en el diplomado en Cultura de Paz, Equidad y Sustentabilidad de Emprendemos Paz en 2018 y con las herramientas adquiridas, formuló junto a Rut, su compañera de equipo,  el proyecto ‘Restaurando la Casa Común’, que busca acompañar a la juventud en la formulación de proyectos que den respuesta a realidades socio ambientales locales, como los impactos del extractivismo, los monocultivos, la deforestación y la pesca indiscriminada, en regiones marginales y desatendidas en el Perú.

“Lo aprendido en Emprendemos Paz nos permitió enriquecer metodologías de diagnóstico y nos ayudó a construir una ruta de trabajo para el proyecto, luego en la Comunidad de Práctica empezamos a articular e intercambiar con iniciativas similares en el Perú y en América Latina. “, expresó Steve, quien también es parte de la Asociación de Grupos Evangélicos del Perú, AGEUP.

En el marco de esta iniciativa, Steve y Rut, diseñaron un programa de formación para informar y sensibilizar a comunidades e iglesias sobre la problemáticas ambientales. “Parte del proceso del acompañamiento del proyecto es generar una conciencia crítica en estudiantes y comunidades a través de la reflexión bíblica. Queremos ayudar a conectar la vida de la iglesia con la realidad nacional, por eso nuestra metodología es ir primero a la realidad y luego la Biblia”.

 “Si los jóvenes no tiene espacio para reflexionar y formar su conciencia crítica, y mirada bíblica ¿cómo vamos a esperar que ayuden a dar respuesta a los desafíos que enfrentan en los barrios? o que puedan incidir en el futuro de sus comunidades?”, se cuestiona Steve y agrega: ”Esta conciencia es difícil de crear, se necesitan propuestas que ayuden a romper paradigmas, pero vemos que en iglesias y comunidades hay interés y esto es un motor que despierta la conciencia de los jóvenes.”

La formulación e implementación de este proyecto ha permitido, la articulación con otros jóvenes cristianos, que participan en la Unión Nacional de Estudiantes Católicos- UNEC, a través del acompañamiento a una comunidad del Perú, afectada por la construcción de un puerto. “Allí  trabajamos con la comunidad y diferentes actores y hemos podido contar para algunas actividades con un pastor protestante y un sacerdote católico para acompañar a la comunidad.”

Desde el eje de justicia ambiental de la comunidad de Práctica de Emprendemos Paz, Steve y Rut también están desarrollando unas cartillas sobre cambio climático para trabajarlas con iglesias en Colombia y Perú: “El propósito es que otros jóvenes puedan motivar, a través de talleres prácticos a jóvenes, niños, niñas y a comunidades eclesiales, a la acción para restaurar la Casa Común.” Afirma Steve.

Sobre el autor