Jóvenes con propuestas contra la pobreza y la violencia en el Perú

Centro Poblado Alto Trujillo, es una municipalidad del departamento de Trujillo en Perú, donde se  vive pobreza extrema, de acuerdo con cifras oficiales al menos el 45% de la población no tiene servicios básicos. Allí, Sara Sevillano y Sharon León con la ayuda de la iglesia Evangélica Comunidad Cristiana Gracia, iniciaron desde el año 2008, un acercamiento para acompañar a las familias de la zona que atraviesan por situaciones de violencia intrafamiliar y delincuencial, que se derivan de la falta de oportunidades y de grupos de sicariato y criminalidad que operan en este distrito.

“Con la iglesia empezamos a visitar a las comunidades de la zona y observamos que especialmente las mujeres sufren violencia física y sicológica en sus familias y esto lo reproducen con sus hijos e hijas, quienes terminan uniéndose a grupos de delincuencia, esto es un ciclo que se repite con frecuencia.”, expresó Sara, quien estudia ingeniería empresarial y es miembro de  la iglesia Evangélica Comunidad Cristiana Gracia en el Perú.

Sara junto a Sharon aprovecharon su participaron en Emprendemos Paz en 2018, para formular un proyecto que recogiera su experiencia de acompañamiento a la comunidad de Alto Trujillo, y diera sostenibilidad a la posibilidad de brindar espacios libres de violencia a esta población, que según Sara: “No cuenta con el apoyo del gobierno, ni con áreas verdes para la recreación de la infancia, Alto Trujillo es un arenal que está en la falda de un cerro, no hay veredas, ni zona pavimentadas, es un municipio de invasiones y bastante acumulación de basura.”

Sobre el aporte de Emprendemos Paz, las jóvenes afirman: “Como no teníamos un proyecto estructurado, no sabíamos a dónde queríamos llegar con esta iniciativa, ni cuanto nos costaría, pero con el apoyo e intercambio de Emprendemos Paz,  le dimos forma a una propuesta más clara para acompañar a la comunidad de Alto Trujillo. Pensamos en una estrategia más integral, teniendo en cuenta la realidad que vive esta comunidad. “

 

Sharon y Sara formularon el proyecto “Cuidando a los guardianes de la naturaleza” que tiene un componente de apoyo escolar y actividades lúdicas para que los niños y niñas aprendan a cuidar el medio ambiente, brindándoles talleres para empoderarlos en el cuidado de su entorno.

 

Este proyecto también planea capacitar a las madres de la municipalidad para que tengan una salida laboral con la elaboración de quesos y la construcción de bio huertas con sus hijos e hijas, de manera que los puedan vender y  consumir en su propio hogar.

“Esta propuesta también integra ayuda psicológica para las familias como un complemento importante del acompañamiento, queremos ayudarles a dejar de naturalizar el maltrato, un niño maltratado es una adulto maltratador y la ayuda sicológica es muy útil para mostrarles otra opción de vida y es una herramienta que puede sumar a las actividades de apoyo escolar y de empoderamiento económico de las familias”, afirmó Sara. Por el momento el financiamiento o apoyo a esta iniciativa ha venido de la iglesia y de los bolsillos de las chicas, para ello están buscando apoyo de organismos privados y gubernamentales  interesados en apoyarles  como el Ministerio de la mujer y Poblaciones Vulnerables del Perú.

Sobre el autor