Investigación: Fundamentalismos, crisis de la democracia y amenaza a los derechos humanos en América del Sur

La investigación “Fundamentalismos, crisis de la democracia y amenaza a los derechos humanos en América del Sur: tendencias y desafíos para la acción” es una iniciativa del Foro Ecuménico ACT Alianza Suramérica (FESUR). Articuladas por medio de la ACT Alianza, el proyecto nace de la preocupación de las iglesias y organizaciones basadas en la fe (OBFs) por los cambios observados en el continente, considerados como reflejos de diferentes expresiones de fundamentalismo.

Estas preocupaciones fueron señaladas en la Conferencia Global sobre América Latina y el Caribe, (Guatemala, 27 al 29 de marzo de 2019), con integrantes de los Fórums de la ACT Alianza de Brasil, Argentina, Perú y Colombia. Fueron resaltadas las evidentes crisis políticas, el aumento de las desigualdades, la reducción de espacios para la participación de la sociedad civil, el incremento del asesinato de defensores de derechos humanos y el consiguiente debilitamiento de las democracias. Una agenda fundamentalista eficaz fue reconocida en la región, con gran capital económico y político, fruto de su capital religioso, que ha logrado obstaculizar derechos conquistados por las mujeres y por la comunidad LGBTQI+, confrontar sistemas judiciales nacionales, influenciar y, en algunos casos, desestabilizar democracias.

Es un hecho que, en las últimas décadas, grupos religiosos y no religiosos surgieron en el espacio público, en diferentes contextos del mundo, con acciones que pueden ser clasificadas como “fundamentalistas”, caracterizadas como reaccionarias y reactivas frente al cambio social. En este sentido, se observa que el fundamentalismo se vuelve un fenómeno social que sobrepasa la dimensión religiosa, adquiere un perfil más diversificado y asume un carácter político, económico, ambiental y cultural. En estas acciones se escoge a ciertos “fundamentalismos” para que persuadan a la sociedad, de modo que se establezcan fronteras y se dé paso así a la lucha en contra de “enemigos”, lo cual resulta frecuentemente polarizador y separatista, se niega el diálogo y la democracia, y se establece un pensamiento único que procura orientar las acciones en el espacio público.

El caso más emblemático en el período contemporáneo en América del Sur es Brasil, por causa de la elección del militar de extrema derecha, Jair Bolsonaro, a la Presidencia de la República (2018), resultante de un intenso proceso reaccionario frente a avances en el campo de los derechos sociales, sexuales y reproductivos. Sin embargo, se observa en Colombia, en Perú y en Argentina, países objetivo en esta iniciativa de investigación de FESUR, a los que se une Brasil, que hay procesos que denotan situaciones similares en períodos bastante cercanos entre sí, mostrando una especie de patrón fundamentalista de intervención en las democracias y en las acciones por derechos humanos en el continente. En 2020, con la pandemia del Covid-19, esta situación se agravó, dejando toda esta coyuntura en evidencia. Los casos descritos a continuación ofrecen un panorama de estos procesos.

Puede descargar la publicación en EspañolPortuguês, English

Escrito por Magali do Nascimento Cunha, Investigadora

Sobre el autor