Foro sobre diaconía desafía a jóvenes de Colombia y Perú

Reflexión realizada por Oliva González , tutora de Emprendemos Paz en Colombia, sobre el foro: “El rol de las iglesias y su compromiso diaconal como expresión concreta del amor De Dios”, realizado en este mes noviembre con los jóvenes de Perú y Colombia participantes de Emprendemos Paz en 2018. 

¿Qué es la diaconía desde el concepto bíblico? ¿Cómo ha sido entendida y practicada en nuestros contextos? ¿Qué posibilidades diaconales pueden proyectarse desde el trabajo de los jóvenes de las Organizaciones Basadas en la Fe y las iglesias? Fueron algunas de las preguntas que guiaron la realización del Foro: “Diaconía Ecuménica, la dimensión interreligiosa y las alianzas con los movimientos sociales: las comunidades religiosas agentes de cambio y de testimonio por la justicia y la Paz”, que se realizó en Cali (Colombia) el 17 de noviembre con la participación de 24 jóvenes de Colombia y Perú.

Los ponentes, Adelaida Jiménez, Moisés Mercado y Jhon Martínez, enfatizaron en la importancia de comprender las dimensiones del servicio de la iglesia, entendido como diaconía, más allá de las necesidades internas de la comunidad cristiana. Iniciando desde el mensaje de Jesús que reta a los religiosos a detenerse a ayudar al que fue herido en el camino a pesar de sus prejuicios raciales, pasando por los desafíos de la iglesia primitiva de atender las necesidades de los gentiles y llegando hasta nuestros tiempos cuando el discurso social en algunas iglesias es visto con sospecha.

Oportunidades y desafíos para llevar a cabo la Diaconía, fueron analizados por los exponentes y los participantes al foro. Entre ellos, la necesidad de realizar diagnósticos internos y externos de capacidades, recursos y coyunturas; la generación de propuestas económicas sostenibles; la articulación con otras organizaciones; el fortalecimiento del liderazgo social, acompañamiento y defensa de los más vulnerables; la incidencia a través de la producción de materiales pedagógicos de sensibilización, capacitacion y divulgación; y veedurías al cumplimiento de compromisos gubernamentales.

Los asistentes al foro manifestaron inquietudes en cuanto a sensibilizar a quiénes no han sufrido violencias, crear puentes de diálogo con quienes tienen percepciones o intereses diferentes y estrategias para abordar temas controversiales en sus comunidades eclesiásticas sin generar conflicto. En respuesta, los expositores resaltaron la importancia de crear consciencia sobre las consecuencias generalizadas de la violencia e intercambio de experiencias con comunidades afectadas, trabajar en deconstruir estructuras de discriminación y opresión, traducir el lenguaje técnico de las ciencias sociales al lenguaje bíblico, mantener un diálogo crítico-propositivo con sus autoridades y visibilizar trabajos en red que integren los valores del reino de Dios como son la paz, la justicia y la equidad.

Se resaltó también que en el intercambio que se está dando entre organizaciones civiles y religiosas, las primeras están empezando a valorar las grandes potencialidades de las segundas y las quieren cerca. También, que a pesar de la visión adultocentrista que ha predominado en la sociedad, los jóvenes son motor creativo de cambio. Finalmente, que existe un gran reto en el continente hacia nuestro trabajo diaconal, debido a la “ola” de gobiernos de tipo facista que manipulan categorías bíblicas para legitimar conductas como el racismo, machismo, xenofobia, aporofobia (desprecio al pobre) que degradan al ser humano y van en abierta contravía al principio del evangelio de Jesús.

Sobre el autor