FAMA 2018: Mensaje de las Religiones y Espiritualidades a los Pueblos

Foro Alternativo Mundial del Agua
Brasilia, 22 de marzo de 2018
 
Las aguas convocan
 
Nosotros, miembros de diferentes tradiciones religiosas y espiritualidades, nos reunimos en el Foro Alternativo Mundial del Agua realizado en Brasilia / Brasil, los días 17 a 22 de marzo de 2018, para afirmar las Aguas como Don de Dios, Derecho de todas las criaturas y Bien común. Nos sentimos convocadas y convocados por las aguas para oír sus clamores que brotan de las graves situaciones socioambientales causadas por la codicia del ser humano que le lleva a usar irresponsablemente los recursos naturales. Armamos nuestra Tienda Interreligiosa en el FAMA 2018 y, en diálogo con los pueblos originarios, movimientos populares, ONGs y otras organizaciones de la sociedad civil, a partir de nuestros credos y en sintonía con toda la creación, afirmamos que el agua es un derecho y no mercancía.
 
Nuestras tradiciones religiosas y espirituales tienen una relación profunda con las aguas. Ellas nos vinculan con la realidad del Trascendente a través de nuestras liturgias, de nuestros ritos de iniciación, de purificación, de alabanza y de agradecimiento. Ellas expresan características del creador, como Vida - sin agua no hay vida; Gratuidad - el agua no es mercancía; Libertad - el agua no puede ser privatizada; Comunión - el agua es un bien común.

Por eso, las aguas tienen para nosotros una dimensión sagrada en su origen y en su finalidad: la vida que de lo divino procede y se realiza en la existencia de todas las criaturas. Como elemento vital las aguas entrelazan lo natural y lo espiritual, lo sagrado y lo profano, la mística y la política, la individualidad y la comunidad. Ellas conectan los diferentes contextos locales y globales donde el curso de la vida recorre en la dirección de la fraternidad entre los pueblos, que comparten ese elemento esencial a todos: el agua.
 
Las aguas claman
 
Las aguas tienen un movimiento propio, como un ser vivo que necesita seguir libremente su curso para generar y sostener otras vidas. Pero ellas sufren hoy los efectos de un sistema movido por ambiciones de lucro y las consecuencias del cambio climático, que alteran sus ciclos y amenazan la vida en el planeta. Por eso las aguas claman por justicia socioambiental que supere los proyectos de privatización, mercantilización y la depredación de la naturaleza.
 
El FAMA 2018 ocurre en Brasil, donde las restricciones del acceso al agua expresan las escandalosas desigualdades sociales: el país que guarda el 12% de las reservas de agua del mundo tiene más del 80% de su pueblo sin acceso al agua de calidad. Cerca de 1/3 de la población mundial está en la misma situación y más de la mitad de la humanidad no goza de saneamiento básico seguro. Hay intentos de respuestas meramente técnicas a estos problemas; otros presentan soluciones con intereses de obtener beneficios ante las graves situaciones en que se encuentran nuestros mares, acuíferos, ríos, arroyos y manantiales. Estas propuestas afectan directamente a nuestros pueblos, sobre todo indígenas, quilombolas, ribereños y habitantes de las periferias de las ciudades, aumentando aún más las desigualdades sociales y los sufrimientos principalmente de mujeres y niños.
 
En ese contexto, oímos el clamor de las aguas por justicia y por derechos. El agua es don de Dios y no propiedad privada para ser comprada y vendida. Por eso, el acceso al agua de forma gratuita y libre es un derecho de todos y todas. Para nuestras tradiciones religiosas y espiritualidades, esta es una forma privilegiada de vivir nuestra fe en el creador de las aguas de todo el planeta. ¿Cómo nos enseñan los pueblos indígenas: si las aguas nos fueron dadas de gracia, por qué pagar por ellas?
 
Las aguas nos envían
 
Nos unimos a las voces que denuncian toda acción que atenta contra el valor sagrado del agua, transformándola en mercancía desprovista de vida y de derechos. Como religiosos y religiosas alzamos nuestra voz profética, denunciando los proyectos de muerte y defendiendo propuestas éticas y políticas que superen el desorden provocado por las injusticias sociales y ambientales. Para ello proponemos como acciones concretas:
 
• Formación espiritual y teológica, técnica y política, que permita promover comunidades como sujetos de relaciones justas hacia la naturaleza, específicamente el agua y sus territorios;
• Acciones de articulación, alianza e incidencia que vinculan agendas locales con los procesos regionales y globales de desarrollo sostenible, justicia climática y combate a las desigualdades socioculturales;
• Estrategias comunes de comunicación que favorezcan intercambios de experiencias y de saberes, acciones de denuncia pública y divulgación de las alternativas que involucran a los pueblos en los procesos de justicia hacia el agua y toda la creación.
 
Convocamos a todos los credos y las organizaciones basadas en la fe para que se integren a las voces proféticas ya las acciones transformadoras en la sociedad brasileña, latinoamericana y de todos los continentes, vinculando mística y política en el fortalecimiento de proyectos locales y globales que defienden nuestras aguas como derecho y no mercancía, por ser las donaciones de Dios y el bien común.
 
TIENDA INTER-RELIGIOSA DEL FORO ALTERNATIVO MUNDIAL DEL AGUA

Sobre el autor