Declaración que marca ruta de acción del Foro Ecuménico ACT Suramérica

Del 19 al 21 de agosto organizaciones miembro de ACT Alianza en América del Sur, realizaron el Seminario Internacional “Fundamentalismos, Democracia y Derechos Humanos: fe en acción por una vida plena y digna en Sudamérica”. Contó con la participación de 60 representantes de organizaciones basadas en la fe e iglesias de Sudamérica, que son parte de ACT Alianza y sus aliadas, así como de agencias ecuménicas internacionales, que emitieron una Declaración de compromiso.

Leéla completa:

Con profunda gratitud a las señales divinas de trabajar desde la paz, que nos reúne con amor y justicia en las luchas compartidas y en los esfuerzos que tienen sentido en nuestra América del Sur, y desde el espíritu ecuménico que nos anima a nuevos desafíos, asumimos con responsabilidad y esperanza la creación del FESUR como espacio colectivo de acción, que está pariendo nuevas y mejores ideas y proyectos para mirar lo que sucede en la región con una FE viva y desafiante.

Nuestro caminar compartido como FESUR es parte de un largo proceso que tuvo, como punto importante, la Conferencia Global sobre América Latina y El Caribe en marzo de 2019 en Guatemala. Allí, integrantes de los Foros ACT de Argentina, Brasil, Colombia y Perú, coincidieron en la validez y vigencia de la consolidación del Foro Ecuménico ACT Suramérica (FESUR), como
instrumento de acción e incidencia en la realidad socio-política de un continente acorralado por la profundización de las desigualdades estructurales, la reducción de los espacios de participación de la sociedad civil, la creciente violencia y el de asesinatos de defensores y defensoras de derechos humanos, y el debilitamiento de las democracias.

Se hace imprescindible la acción decidida con una agenda de trabajo clara en contextos donde los crecientes fundamentalismos religiosos, políticos y económicos invisibilizan y cercenan derechos a sectores y comunidades ya de por sí vulnerables: grupos LGBTIQ+, pueblos indígenas, comunidades negras y Quilombolas, niñez y adolescencia, mujeres de toda etnia y condición, y millones de personas criminalizadas por su condición de migrantes. Esta acción está llamada a disputar no sólo las narrativas de miedo imperantes, donde “lo otro” es alguien a quien temer y odiar, sino también a establecer con certeza que toda construcción de una sociedad más justa y solidaria depende – en todo momento – de las acciones conjuntas de todos los sectores sociales y de fe en nuestra región.

Abrazamos el sueño de un continente mejor, donde:
✓ La diversidad de personas y la pluralidad de sus pensamientos sea una riqueza a sostener.
✓ Las múltiples desigualdades, un desafío a vencer cotidianamente.
✓ Y los proyectos emprendidos colectiva y comunitariamente, sean horizonte del camino, pero también lugar compartido para transitar con otras y otros.

Que sean nuestros compromisos, fuertes y duraderos. Nuestras voces, claras y solidarias.
Nuestros gestos, de amor y esperanza.

La nota en PDF puede descargarse aquí

Sobre el autor