Declaración final Conferencia Global de ACT sobre América Latina y Caribe

Más 50 representantes de 32 organizaciones de 21 países de América Latina y el Caribe, Norteamérica y Europa convocadas por ACT Alianza se reunieron en ciudad de Guatemala del 27 al 29 de marzo para discernir y discutir la compleja y volátil situación en América Latina y el Caribe y su intersección con los procesos políticos globales y su implicación en los derechos humanos, la seguridad, la democracia, las necesidades humanitarias y el desarrollo sostenible.

“Desde junio de 2016, una ola de acontecimientos políticos negativos se ha sumado a los problemas de América Latina y el Caribe. Países en la región como Venezuela, Brasil, Nicaragua, Guatemala, Honduras, Colombia y Haití están experimentando un aumento de las crisis sociales, políticas y económicas. Estas se dan en un contexto de fortalecimiento de los sectores politicos y grupos económicos que promueven el conservadurismo, las políticas proteccionistas y la intolerancia contra migrantes“, dice el documento final aprobado.

Consideran que a esta problemática se suman una invasión de industrias extractivas multinacionales y el impacto desigual del cambio climático. “Estas compañías han tenido un acceso injusto a los bienes comunes, como la tierra y el agua sin una protección ambiental adecuada y una tributación justa. Sus efectos, sumado a un creciente uso de agrotoxicos son sentidos directamente por las comunidades indígenas y campesinas, y el ambiente. El impacto desigual del cambio climático exacerba los procesos de pauperización y migración de amplios sectores de nuestra población“.

Denuncian que la violencia política se ha cobrado cientos de vidas. “Las ejecuciones extrajudiciales, sumarias y arbitrarias se dirigen cada vez más a personas defensoras de derechos humanos, referentes sociales y políticos progresistas, pueblos indígenas, afrodescendientes, mujeres y personas LGBTI. El racismo, la xenofobia, el odio a las personas empobrecidas, la homofobia y la misoginia están aumentando en todos los niveles“.

Los miembros de la Alianza ACT, las organizaciones ecuménicas y las Organizaciones Basadas en la Fe en América Latina y el Caribe estamos preocupados, enfatizan, y nos vemos afectados por la reacción violenta contra los derechos humanos y el estado de derecho, la reducción del espacio para la sociedad civil, la disminución de la libertad de prensa, la imparcialidad, el aumento de la corrupción y la carencia de transparencia por posiciones políticas.

Como organizaciones basadas en fe, no dejaron afuera la reflexión teológica: “La acción de Dios nos disloca, nos salva, nos exige seguimiento y coraje para caminar junto a las luchas de nuestros pueblos en la construcción de sociedades democráticas, en la promoción de la justicia económica y socio ambiental, en la lucha por la justicia de género y la justicia para las poblaciones migrantes y desplazadas“.

Desde la región se pensó en acciones puntuales de trabajo a corto y mediano plazo, por ejemplo: Fortalecer la acción conjunta con agencias y programas de Naciones Unidas para impulsar iniciativas regionales y globales de justicia de género y contra todas formas de violencia que transformen marcos legales y eliminen leyes discriminatorias; desafiar la impunidad, y la reducción del espacio de sociedad civil; facilitar la voz de la niñez y juventud, para que sean sujetos plenos de derecho; acompañar a las comunidades en sus procesos de acceso a la justicia en el nivel territorial.                                 

“La gravedad del sufrimiento de nuestros pueblos nos demanda a alzar nuestra voz frente a los poderes políticos y económicos causantes de la injusticia y la inequidad que afecta millones de vidas“, finalizan.

Declaracion Conferencia ACT Marzo 2019 final

*ACT Alianza es una coalición internacional de iglesias y organizaciones basadas en fe que trabajan juntas en la respuesta humanitaria, el trabajo de desarrollo y la incidencia. En conjunto, los miembros tienen una larga historia para promover la justicia social, los derechos humanos y el desarrollo sostenible.

Sobre el autor