En el partido de San Fernando, al norte de la provincia de Buenos Aires, está ubicado el barrio La Esperanza, allí viven 450 familias, en viviendas precarias, sin red cloacal, sin  servicio formal de luz, ni red de gas natural. Las casas son de material porque la mayoría de sus habitantes se dedican a la construcción, gran porcentaje de la población es estable, aunque siguen sumándose nuevas familias provenientes de países limítrofes.

En este contexto y a partir de los crecientes problemas asociados con los desechos cotidianos y  la contaminación originada por la acumulación de materiales dañinos que se descartan de manera descuidada, Crecer, el único centro de apoyo escolar en La Esperanza, que trabaja por el desarrollo de la infancia y adolescencia en situación de pobreza; se propuso hacer participes de una iniciativa para el mejoramiento del entorno barrial, a 120 niños, niñas y adolescentes entre los 6 y 17 años, que asisten al centro.

“Nos dimos cuenta que la transformación del espacio que habitamos, dependía tanto de nosotros y nosotras como del barrio, por lo tanto, deberíamos desarrollar un proyecto que involucrara a todos los miembros de la comunidad.”, expresó Mónica Pérez, coordinadora de Crecer.

 

De esta manera, Crecer buscó el apoyo de CREAS para realizar una campaña de sensibilización que lograra despertar un compromiso con el cuidado del medio ambiente a través de acciones individuales y colectivas en la escuela, el hogar y el barrio.  

Fue así como a finales de 2015 Crecer con la ayuda de CREAS inició “Crecer recicla en La Esperanza”, proyecto que apoyó la promoción de buenas prácticas ambientales, entre la comunidad educativa, ofreciendo alternativas concretas para disminuir el impacto de los residuos en el barrio.

“Como primer momento resultó interesante la mirada que tenían los niños y niñas sobre el medio ambiente, ellos se convirtieron en los traccionadores de una campaña en la que pintaron carteles con distintos mensajes, que se colgaron en zonas estratégicas del barrio, para que los vecinos y vecinas utilizaran los cestos de basura, sacaran los residuos en horarios adecuados y se concientizaran acerca del reciclado.” Aseguró Mónica Pérez.

 

Niños y niñas del barrio La Esperanza, colgaron carteles con mensajes para sensibilizar sobre la clasificación de desechos en la comunidad.

“Se dedicó el tiempo en la búsqueda del material informativo a través de la fundación Creando Conciencia y Reciduca. Con dicho material se lograron poner en práctica las tres R :reducir, reciclar,reutilizar, para luego realizar una jornada en la que invitamos a las familias a reciclar.”, relató Sergio Vargas, docente de Crecer.

Otro de los logros significativos de esta campaña fue el acercamiento a las  autoridades de medio ambiente de la Municipalidad de San Fernando, logrando la instalación en el frente del centro, de dos contenedores para separar vidrio y plástico. “Notamos que lentamente empezaron a sentirse los cambios, las botellas plásticas que solíamos encontrar a lo largo de las veredas, menguaron y el contenedor comenzó a verse repleto de ellas.”, afirman los docentes de Crecer.

A raíz del éxito de esta experiencia, Crecer se encuentra sistematizando en una publicación, los aprendizajes de esta iniciativa, con el fin de que otros centros y comunidades puedan aprovechar como recurso  para promover el mejoramiento de los entornos que habitan.

País: Argentina
Provincia: Buenos Aires,  partido de San Fernando, Barrio La Esperanza
Nº Beneficiarios: Directos: 120 niños y niñas; e  indirectos, más de 200 familias del barrio
Tipo de beneficiarios: niños, niñas y sus familias.
Organización: Centro de Apoyo Escolar Crecer
Líneas de acción: Derechos de la niñez y Justicia Ambiental
Monto apoyado: AR$25.000
Nombre del proyecto: “Crecer recicla en La Esperanza”