CREAS celebra y afirma el anuncio de cese de hostilidades entre Gobierno colombiano y FARC

CREAS celebra y afirma con esperanza el camino que continúa con el anuncio del Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo entre el Estado Colombiano y la guerrilla de las FARC-EP, y como parte de las iglesias y Organizaciones Basadas que conforman DiPaz - Diálogo Intereclesial por la Paz- se suma a lo expresado en esta declaración realizada el día de hoy:

Bogotá 22 de Junio de 2016

“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tengan miedo” (Juan 14: 27, RVR1960)

El Diálogo intereclesial por la Paz manifiesta su alegría y su esperanza por lo que significa el histórico Comunicado Conjunto #75 sobre Cese al Fuego y de Hostilidades Bilateral y Definitivo; la Dejación de las armas; las garantías de seguridad y la lucha contra las organizaciones criminales responsables de homicidios y masacres o que atentan contra defensores de Derechos Humanos, movimientos sociales o movimientos políticos, incluyendo las organizaciones criminales que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo, y la persecución de las conductas criminales que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz.

Celebramos y afirmamos con esperanza el camino que continúa con este anuncio. Es un acto que tiene trascendencia para Colombia y el mundo. Se trata de poner punto final a una confrontación armada entre el Estado Colombiano y la guerrilla de las FARC-EP por más de medio siglo. Para las iglesias y organizaciones basadas en la fe que conformamos DiPaz representa un signo de los tiempos y una Buena Nueva. Este acuerdo constituye un paso importante de acciones noviolentas en Colombia que implican no solo el silenciamiento de las armas, la no afectación a la población civil, sino el respeto por la diferencia y el diálogo como opción de acuerdo político y el respeto por un ambiente sano y justicia ambiental en los territorios. 

Creemos que el anuncio representa además un gran desafío por la continuidad de la confrontación armada con el Ejercito de Liberación Nacional, ELN, y de los avances del paramilitarismo en diferentes regiones del país. Por tanto, hacemos un llamado al gobierno colombiano y al ELN a iniciar la fase de conversaciones y a las organizaciones y la sociedad en general a velar por el desmonte de las organizaciones criminales sucesoras del paramilitarismo.

Muchos han sido los hogares de colombianos y colombianas cuyos hijos e hijas han sido integrantes de las guerrillas y de las fuerzas militares en Colombia. Por tanto, el anuncio nos compromete aún más con aportar en la verificación de los acuerdos a través de acciones concretas en los territorios y a concientizar en diferentes espacios de acción en torno a la necesidad de respetar el ejercicio de derechos políticos de las FARC-EP para avanzar en el peregrinaje hacia la verdad, la justicia, la paz y la reconciliación.

Reafirmamos el llamado al toque de las campanas de las iglesias católico romanas hecho por Colombianos y Colombianas por la Paz y anunciamos la continuidad de celebraciones litúrgicas en diferentes puntos del país en pro de la verdad, la justicia, la paz y el camino hacia la reconciliación.

Diálogo Intereclesial por la Paz, DiPaz