¿Cómo se vive la desigualdad en América Latina y Caribe?

Presentación de Sophie Richmond, Asesora de Politica e Incidencia de America Latina y el Caribe de Christian Aid, organización socia de CREAS, en el lanzamiento del más reciente informe sobre la desigualdad en la región, realizado por esta organización.

Cuando lanzamos el primer informe sobre desigualdad en 2012 parecía que en muchos países de la región había un deseo por parte de los gobiernos de reducir la desigualdad y la pobreza y también escuchar las voces de la gente afectada. Ahora hemos visto que estas oportunidades no son tan abiertas. Los espacios para la sociedad civil en muchos países son cada vez menos.

Y hay una lista de temas importantes que siguen o que están afectando aún más a la región: el poder se mantiene en manos de pocos y hay una falta de transparencia para hacer decisiones que afectan el desarrollo - los megaproyectos son un ejemplo de esto - aparecen cada día más como una amenaza a la vida de poblaciones tradicionales, al medio ambiente y a la concentración de la tierra. La violencia sigue creciendo. El crecimiento económico con sistemas tributarios regresivos y sin la provisión de trabajo decente significa que una gran proporción de la población no beneficie del crecimiento. Y ya se está experimentando más y más los afectos del cambio climático en comunidades y países en la región.

Pero el propósito del informe no era solamente dar un listado desesperador de los problemas que enfrenta la región.  Pensamos que hay oportunidades importantes que dan esperanza por ejemplo la mayoría de los gobiernos de la región firmaron el acuerdo de Paris sobre el cambio climático, estamos viendo movimientos de mujeres y de poblaciones LGBTI más fuertes y el tema de tributación justa está reconocida más por entidades en la región. Además, las experiencias y las voces de nuestras contrapartes que aparecen en el informe ilustran eso.

En este contexto nos pareció importante tener una versión actualizada de nuestro informe que reconoce el contexto y los temas claves del trabajo con nuestras contrapartes. Y que puede servir como el anterior para nosotros y nuestros aliados diseminar mensajes claves sobre el desarrollo de la región y ampliar las voces de nuestras contrapartes que enfrentan la desigualdad diariamente y de manera continua.

No consideramos la desigualdad como algo solamente económico buscamos en el informe subrayar varias de las diferentes desigualdades experimentadas en la región. El informe incluye 6 capítulos temáticos que corresponden a los 6 temas que pueden ver en el infografía se tratan de: 1) la desigualdad étnica y racial, 2) gobernanza, poder y la desigualdad, 3) violencia y desigualdad, 4) trabajo decente y desigualdad, 5) políticas fiscales y la desigualdad 6) y finalmente uno sobre el cambio climático y la energía bajo en carbono y la desigualdad.

En cada capítulo destacamos como se vive la desigualdad, las personas más afectadas y damos ejemplos concretos de cómo nuestras contrapartes están visibilizándolas situaciones y ampliando las voces de las personas y las sugerencias para enfrentar estas situaciones.

Quisiera destacar del informe tres de los temas centrales.

  • Primero, la desigualdad sigue siendo un obstáculo para el desarrollo de la región. Según CEPAL esta es la región más desigual del mundo. Después de una década de crecimiento económico que ha visto a millones de personas salir de la pobreza, las desigualdades estructurales siguen y además, tenemos a 30 millones de personas en riesgo de volver a la pobreza. Se trata de acceso al poder – poder de tomar decisiones, poder de influir su propio desarrollo, poder sobre el manejo de recursos naturales y poder sobre quiénes y no pueden realizar sus derechos humanos.
  • Las mujeres son las más afectadas. En el informe anterior teníamos un capítulo específico sobre genero, pero decidimos que como el tema de género es algo que aparece junto con todos los otros temas es mejor incluirlo en cada capítulo. Como se ve en la infografía pusimos el tema de género en medio. Para dar unos ejemplos: en Nicaragua (pero pasa algo similar en todos los países) las mujeres hacen 7 horas de trabajo no remunerado (es decir cuidando la familia, la casa, familiares enfermos etc.) mientras los hombres hacen un promedio de una hora. Significa que las mujeres tienen menos tiempo para trabajo remunerado y tienen menos tiempo para participar en otros procesos que influyen sus vidas. En la región las mujeres ganan un 22% menos que los hombres. Y en la política, las mujeres tienen menos cargos de poder. Son las más afectadas por el cambio climático y el tema de violencia basada en género es algo que se ve en toda la región.
  • Y el tercer tema es la interseccionalidad - la idea es central en este informe: las desigualdades cruzan y afectan a las vidas de la gente en diferentes maneras. Por eso quisimos hablar de las múltiples caras de la desigualdad. En el capítulo sobre desigualdad étnica y racial damos el ejemplo de que ser mujer e indígena significa por ejemplo menos acceso a servicios básicos incluso la educación y entonces menos posibilidades de influir las decisiones políticas que afectan sus vidas. En el capítulo sobre trabajo decente, hablamos de que ser joven, mujer y vivir en una zona rural significa que tendrás menos oportunidades de conseguir un trabajo decente. Y en el capítulo sobre violencia damos el ejemplo de que ser transexual y pobre significa que enfrentarás más discriminación y violencia.

Pusimos las múltiples caras para explicar esa idea de la interseccionalidad pero también porque todos estas cifras y datos se tratan de individuos, gente viviendo su vida. Creemos que al mismo tiempo que hay múltiples caras no hay una sola solución.

Terminamos el informe con una serie de recomendaciones que reconocen que para obtener un cambio significativo se necesitan políticas sociales que no dejan a nadie atrás. La desigualdad debe ser el tema principal cuando se diseña políticas de desarrollo para la región. Es importante señalar también que reconocemos que en muchos casos las políticas y las leyes existen, pero hace falta implementarlos.

Hace falta políticas bien implementadas, educación y trabajo de medios para cambiar actitudes en cuanto a la discriminación. Hace falta sistemas tributarios más progresivos y un cambio en la división de poder para que toda la población tiene las mismas oportunidades. El desarrollo sostenible debe beneficiar a toda la población y no solamente algunas personas o corporaciones multinacionales. Este desarrollo sostenible debe incluir políticas que promueven la creación de trabajo decente y apoyo para que la gente tenga derechos laborales y este desarrollo sostenible no debe causar daño al medio ambiente y políticas que promueven el desarrollo bajo en carbono es clave para eso.

La sociedad civil incluso las organizaciones basadas en fe y los movimientos sociales tienen un papel clave en demandar cambio, buscar la rendición de cuentas de gobiernos y correr las voces sobre experiencias de desigualdad. Esperamos que este informe y el trabajo continuo de nuestras contrapartes contribuye a cambiar el discurso para que en el futuro la desigualdad no siga siendo un escándalo en esta región.